Martes, 12 Diciembre, 2017

            

Un total de 33 personas murieron en nueve grandes incendios domésticos en Andalucía en los últimos diez años

La muerte de los temporeros de El Mármol se suma a una trágica lista de fallecidos en sucesos de gran magnitud

Imagen ilustrativa de un incendio
E.P.


image_print

El incendio que tuvo lugar en la madrugada de este lunes en una cochera en El Mármol, población perteneciente al municipio jiennense de Rus, y en el que murieron tres personas, se une a una trágica lista de graves incendios en viviendas; en total, en la región ha habido nueve grandes sucesos de este tipo con tres o más fallecidos en cada caso hasta un total de 33 víctimas mortales.

Los fallecidos este lunes eran dos hombres de Senegal y uno de Mali, que se encontraban en la localidad para trabajar como temporeros en la campaña de recogida de la aceituna y las primeras investigaciones apuntan a que murieron por inhalación de humo.

El precedente más inmediato y uno de los más graves, también ocurrió en Jaén, en una vivienda en Puente Tablas, a cinco kilómetros de la capital jiennense, donde en mayo murieron cinco miembros de una misma familia cuando se produjo una gran deflagración al intentar encender una chimenea.

El incendio comenzó en el salón de la vivienda cuando intentaron encender la chimenea con gasolina y en él fallecieron dos niños -un bebé de cinco meses y otro de cuatro años–; su padre, de 36 años; el abuelo paterno, de 64; y la abuela materna, de 78.

Sevilla es la provincia que más sucesos de este tipo acumula, cuatro grandes incendios desde 2007, con un total de 20 fallecidos, entre ellos el más grave fue el que en febrero de 2010 acabó con la vida de seis personas en la residencia de mayores ‘Aurora’ de la capital hispalense. El fuego se provocó por una incidencia de “tipo eléctrico” y además de los fallecidos, dos varones y cuatro mujeres, otras 21 personas tuvieron que ser atendidas por los servicios sanitarios.

Otra de las grandes tragedias por este tipo de sucesos tuvo lugar en Écija en 2008, provocada por un brasero que quedó encendido durante toda la noche; en ella murieron un matrimonio, de 59 y 56 años, tres de sus hijos, de 26, 16 y 19, y el novio de una de ellas, de 18 años.

Sin embargo, los vecinos de la zona creyeron que podría haberse evitado si los bomberos no hubiesen tardado tanto tiempo en llegar a sofocar el fuego. De hecho, la situación derivó en disturbios contra la dotación de bomberos y la Policía Nacional terminó al cabo de algunos días deteniendo a unas quince personas por los altercados.

Por su parte, el único suceso grave recontado en Málaga es el ocurrido en Velez-Málaga en el año 2011, cuando murieron tres miembros de una misma familia — una mujer, su esposo, de 58 años, y el hijo de ambos, de 28 años– en una vivienda de la cuarta y última planta de un bloque de viviendas.

BEBÉS Y MAYORES

Los niños pequeños y las personas ancianas son las víctimas más habituales de estos sucesos, entre ellos el dramático incendio que tuvo lugar en enero de 2015 en Lora del Río (Sevilla), donde en un piso murieron una mujer de 25 años y sus dos hijos mellizos menores de edad. En el mes de noviembre anterior, en Arahal habían fallecido un matrimonio de ancianos de 70 y 72 años, un nieto de once años y otro de 18.

SEIS MUERTOS EN GRANADA EN 2007

Por su parte, en Granada hubo dos incendios de estas características, ambos en el año 2007. El primero de ellos tuvo lugar en abril de aquel año, cuando perdieron la vida un bebé de 18 meses, su madre, de 40, y otra mujer, de 28, tras incendiarse la caravana en la que los tres dormían en una comunidad hippy en Órgiva.

En verano de aquel mismo año, dos menores y otro joven de 19 años murieron tras intentar provocar un incendio con bolsas de gasolina en una calle del centro de Granada. Las investigaciones apuntaron a que pretendían vengarse de un vecino pero su idea se convirtió en su propia trampa mortal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *