Miércoles, 24 Mayo, 2017

Publicidad

Un tipo de células inmunes puede sanar el corazón tras un paro cardiaco

Se deduce entonces que los macrófagos adultos procedentes de la médula ósea y que circulan en la sangre podrían estar mejor preparados para responder a la infección

Agencia


image_print

Investigadores de la Escuela de Medicina de St. Louis de la Universidad de Washington, en Estados Unidos, han demostrado que dos grandes grupos de células inmunes están implicadas en el funcionamiento del corazón. Ambas pertenecen a una clase de células conocidas como macrófagos: una parece promover la curación mientras la otra es probable que conduzca a la inflamación, lo que va en detrimento de la función cardiaca a largo plazo.

El sistema inmune juega un papel importante en la respuesta del corazón a la lesión, pero hasta hace poco, los datos confusos hacían que fuera difícil distinguir los factores inmunes que alientan al corazón a curarse tras un ataque al corazón, por ejemplo, de los que llevan a un daño mayor.

“Se ha considerado durante mucho tiempo a los macrófagos como un solo tipo de célula“, explica la profesora de Medicina de la Universidad de Washington Slava Epelman, primera autora del estudio. A su juicio, este análisis, realizado en ratones, muestra que en realidad hay muchos tipos diferentes de los macrófagos que se originan en distintos lugares del cuerpo, algunos son de protección y pueden contribuir al crecimiento de los vasos sanguíneos y regenerar el tejido, mientras otros son inflamatorias y contribuyen al daño.

Los macrófagos juegan múltiples papeles en el cuerpo, desde digerir las células muertas hasta la activación de otras células inmunes contra los invasores extranjeros. Los autores del trabajo, publicado este jueves en ‘Immunity’, partieron del supuesto durante mucho tiempo de que los macrófagos se originan en la médula ósea y circulan en el torrente sanguíneo, poblando los diferentes tejidos y respondiendo ante riesgos según sea necesario.

“Ahora sabemos que es más complicado –apunta Epelman–. Encontramos que el corazón es uno de los pocos órganos con un grupo de macrófagos formados en el embrión y mantenidos en la edad adulta. El corazón, el cerebro y el hígado son los únicos órganos que contienen un gran número de macrófagos que se originaron en el saco vitelino, en las primeras etapas de desarrollo, y creemos que estos macrófagos tienden a tener un efecto protector”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *