Martes, 24 enero, 2017

Un TAC emite la misma radiación que 400 radiografías

Un 80% de los actos de un hospital tienen aportación del servicio de Radiodiagnóstico

Rita M. Marín @marinruiz_rita


image_print

“Todo se lo debemos a Röntgen, que fue el descubridor de los Rayos X en 1895″, explica el director de la Unidad de Gestión Clínica de Radiodiagnóstico, Francisco Ramírez. “A partir de ese momento todo ha sido una constante evolución, que ha repercutido de forma muy positiva en el diagnóstico de las enfermedades de los pacientes”.

La unidad de Radiodiagnóstico del Hospital Clínico San Cecilio cuenta, en la actualidad, con más de 60 profesionales que trabajan con placas de rayos X, TAC o resonancias magnéticas. Atiende, cada día, un importante volumen de pacientes. “Nuestra labor es fundamental para determinar qué tipo de pruebas son las más adecuadas a cada paciente, por lo que nunca se debe olvidar es que estos exámenes no son totalmente inócuos“, ha resaltado Ramírez, “hay que recordar que suponen una exposición a la radiación“.

RADIACIÓN PERJUDICIAL

[spacer style=”3″]

Como dato que ejemplifica esta cuestión el doctor Francisco Ramírez, ha querido resaltar que “un TAC emite la misma radiación que 400 radiografías, y no con ello queremos ser alarmistas, pero sí concienciar a la población de que no pueden solicitar estas pruebas si su diagnóstico no lo aconseja”. Además, también habría que tener en cuenta los gastos que estas pruebas conllevan al Sistema Sanitario Público Andaluz. Según los precios públicos, obtenidos del sistema administrativo, una placa simple tiene un coste de unos 10 euros, mientras que cuando se habla de un TAC, la cantidad asciende hasta los casi 140 euros.

“En el caso de la resonancia magnética, que es una de las últimas evoluciones en el campo del radiodiagnóstico, lo que se hace es someter al paciente en un campo magnético muy intenso. En esta prueba no hay radiación, y las imágenes mostradas son de una gran resolución”. explica Ramírez, aunque, también advierte que “no todos los pacientes son capaces de aceptar de buen grado esta exploración. Lo cierto es que puede resultar un tanto angustiosa. En el caso de niños pequeños o personas discapacitadas, solemos contar con la asistencia de un anestesista para aplicar una leve sedación”.

El futuro de esta especialidad está en constante evolución. “Cualquier tipo de innovación en el campo de la imagen es aplicable a esta disciplina de la medicina, encaminada a obtener más datos, disminuyendo los riesgos”, comenta Ramírez, que además ha querido resaltar la importancia de este área médica, al asegurar que el 80% de los actos médicos de un hospital tiene aportación del servicio de Radiodiagnóstico.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *