Lunes, 21 Agosto, 2017

            

Un punto que no sirve de nada (0-0)

El Granada no ofreció nada en ataque, siguiendo vivo en el partido por una buena defensa y el desacierto rival | Ochoa salvó el empate al parar un penalti en el 75

Saunier, de los mejores del Granada, pugna un balón con Andone, de los mejores del Dépor | Foto: Liga Santader
Daniel Sánchez-Garrido @Danisgr


image_print

El Granada llegaba con bajas significativas a Riazor. Sin Uche Agbo, sin Carcela y sin Adrián Ramos. De esta forma, el once nazarí despertaba ciertas incógnitas. Lucas Alcaraz sorprendió desde el minuto cero con una alineación que casi nadie esperaba.

El técnico granadino rompió su habitual defensa de cinco para decantarse por un 4-2-3-1, con la gran novedad de Pervis Estupiñán en el carril izquierdo. Así, el once lo formaron Ochoa, Foulquier, Saunier, Vezo, Estupiñán, Wakaso, Andreas, Cuenca, Boga, Héctor Hernández y Kravets.

El partido comenzó con el Dépor dominando, aunque sin generar ocasiones claras. Marlos Moreno disfrutó de las dos primeros acercamientos al área nazarí, aunque sin crear peligro real a Ochoa.

La gran primera ocasión del partido llegaría en el 14’. Un córner lanzado por Wakaso propició el remate de cabeza del debutante Estupiñán, que totalmente solo en el corazón del área no acertó a conectar a su cabezazo, que salió mordido, sin problemas para que Lux atrapase la bola.

El partido entró en una fase muy trabada, con acercamientos sin finalizar por parte de ambos equipos, que dejaron a ambos guardametas como meros espectadores. El Granada, poco a poco, fue ganando la partida en el centro del campo, con Wakaso y Andreas Pereira monopolizando el juego rojiblanco, mostrándose muy acertados en casi todas sus acciones. El ghanés se desempeñaba más en tareas defensivas; el belga-brasileño era el encargado de iniciar la faceta creativa del equipo, que seguía en los pies de Boga, el único jugador que creaba algo de ruido a partir de tres cuartos.

Sin embargo, esta superioridad del Granada no se traducía en ocasiones de peligro contra el área deportivista, donde los remates no llegaban. Isaac Cuenca fue el que más cerca estuvo de hacer trabajar a Lux, aunque finalmente su disparo se estrelló contra un defensa rival.

Sí que se veía más claridad en la portería de Ochoa. El Dépor iba a trompicones, pero entrañaba peligro a la hora de llegar a la zona más ofensiva del campo, especialmente por un combativo Andone. Un centro de Carles Gil al área pequeña a punto estuvo de ser rematado precisamente por él, que se encontraba en fuera de juego, que no señaló el línea, que de haber peinado el balón hubiera celebrando el primer gol del partido.

En la segunda mitad fue claramente el Deportivo mucho mejor casi los cuarenta y cinco minutos al completo. Los gallegos asediaron a Ochoa durante casi toda la segunda mitad, aunque casi nunca con remates claros contra el meta mexicano. Disparos de Andone, Marlos Moreno, Çolak, incluso de Juanfran, buscaron el tanto para los locales.

El Granada se perdió en este segundo tiempo. Su proyección en ataque fue nula, y si no fuera por el poco acierto del Dépor, gracias también a la buena labor en defensa de Saunier y Vezo, la derrota hubiera sido merecida. La primera posesión más o menos larga por parte del Granada fue en el minuto 72, y no generó de absolutamente nada.

En el 75’, el Deportivo gozó de la ocasión más clara de todo el partido. El colegiado designó penalti a favor de los gallegos por un empujón de Estupiñán sobre Andone. En ese espacio se hizo grande Ochoa, que detuvo el lanzamiento de Celso Borges, al centro, con sus piernas. Muy acertado también Saunier, que estuvo muy rápido a despejar el rebote.

En los últimos minutos, el partido se rompió un poco, lo que permitió que el Granada se destapase algo más en ataque. Los nazaríes tuvieron alguna ocasión, pero fueron disparos lejanos, a cargo de Boga, Wakaso y Andreas, que se marcharon desviados, síntoma del desacierto ante portería de ambos equipos.

El partido terminaba con empate a cero, un punto que no sirve de nada al Granada, que se ve abocado al descenso, con una imagen que no fue del todo mala, teniendo en cuenta anteriores partidos fuera de casa, pero que mostró una ambición de Segunda. Así, fatal resultado para el Granada, que se queda con 20 puntos, a dos del Sporting de Gijón (perdieron 0-1 ante el Málaga), a siete del Leganés (ocho, teniendo en cuenta que los madrileños tienen a favor el goal average), que marca la zona fuera de peligro, a ocho del Dépor, y a diez del Málaga, que se escapa gracias a su victoria en el Molinón.

El próximo compromiso del Granada es el domingo, a las 12:00 horas, en Los Cármenes, donde recibirá al Valencia. Sólo valdrá ganar.

FICHA TÉCNICA

Deportivo: Lux, Juanfran, Arribas, Sidnei, Luisinho, Çolak, Celso Borges, Guilherme, Carles Gil (56′ Bruno Gama), Marlos (74′ Ola John) y Andone.

Granada: Ochoa, Foulquier, Saunier, Vezo, Estupiñán, Wakaso, Andreas Pereira, Isaac Cuenca, Boga, Héctor Hernández (83′ Atzili) y Kravets (59′ Ezequiel Ponce).

Sin goles.

Árbitro: Amarillas: Héctor Hernández, Estupiñán, Andreas Pereira, Isaac Cuenca y Ola John.

Observaciones: partido correspondiente a la jornada 30 de la Liga Santander disputado entre el RC Deportivo de la Coruña y el Granada CF en el Estadio de Riazor (A Coruña).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *