Lunes, 21 Agosto, 2017

            

Un proyecto internacional de investigación busca cómo proteger ecosistemas costeros de los nuevos contaminantes químicos

La producción de compuestos químicos se duplicará en 2024 y que muchos de ellos acabarán en el medio marino, provocando previsiblemente efectos dañinos en los ecosistemas y en las personas

Contaminación en el mar | Archivo GD
E.P


image_print

Un equipo formado por investigadores del Instituto de Ciencias Marinas de Andalucía del CSIC y la Universidad de Córdoba (UCO), en colaboración con las universidades de Texas (Estados Unidos) y Monastir (Túnez), estudia la relación de compuestos químicos incluidos en fármacos o productos de higiene personal, entre otros, y sus efectos nocivos en los organismos que forman parte del ambiente marino para encontrar una solución en aras de proteger ecosistemas costeros de estos nuevos contaminantes.

Según ha indicado la institución universitaria cordobesa, los ecosistemas costeros están “sometidos al impacto negativo provocado por el desarrollo de numerosas actividades socioeconómicas, que han terminado por contaminar los mares”.

Entre las amenazas que acechan la sostenibilidad de estos ecosistemas existe un nuevo grupo denominado contaminantes emergentes, que incluyen compuestos de distinta naturaleza química que proceden de fármacos o productos de higiene personal, y cuyos efectos apenas se conocen.

Para estudiar este fenómeno, el Ministerio de Economía y Competitividad ha financiado un proyecto de investigación liderado por Julián Blasco Moreno, del Instituto de Ciencias Marinas de Andalucía (CSIC), y en el que participan investigadores de la Universidad de Córdoba, y colaboradores de las universidades de Texas y Monastir (Túnez).

Según han explicado los promotores del estudio, “la mejora de las técnicas de análisis y de los programas de seguimiento ambiental ha permitido detectar en dichos ecosistemas la presencia de sustancias como fármacos, modificadores de la actividad endocrina, productos de higiene personal, nanopartículas y microplásticos, entre otros”.

Esa contaminación química ha generado una “preocupación” en la comunidad científica, que advierte que “la producción de compuestos químicos se duplicará en 2024 y que muchos de ellos acabarán en el medio marino, provocando previsiblemente efectos dañinos en los ecosistemas y en las personas”.

El equipo de investigación del Proyecto Emergent Pollutants in Coastal Systems (Epics) pretende estudiar el comportamiento ambiental de los contaminantes emergentes con el objetivo de relacionar el papel que juegan y sus efectos perjudiciales en los organismos. Para ello, tienen previsto realizar una serie de ensayos con muestras recolectadas en ecosistemas litorales de diversas zonas geográficas para analizar su comportamiento, biodisponibilidad y transferencia trófica (traspaso de sustancias a través de los diferentes organismos).

El estudio se centra en tres tipos de contaminantes emergentes: las nanopartículas (cadmio quantum dots y plata), fármacos (antiinflamatorios, antibióticos y antidepresivos) y microplásticos (poliestireno). Los integrantes del proyecto estudiarán los efectos de estos compuestos en dos especies de fitoplancton marino, un crustáceo, un molusco bivalvo y el microbioma presente en aguas y sedimentos. Además, los muestreos se realizarán en verano y en invierno, con el fin de estudiar la variación estacional.

Con esta investigación los científicos pretenden “incrementar el conocimiento del impacto que tienen este tipo de contaminantes y su efecto en los sistemas marinos”. El objetivo final es “poder mejorar la protección del medio ambiente marino diseñando herramientas que permitan evaluar el riesgo ambiental en los ecosistemas costeros, así como fomentar el desarrollo económico en un entorno sostenible”.

Además, el conocimiento que genere este estudio podrá trasladarse a empresas o entidades relacionadas con el control y gestión del medio ambiente. Este trabajo contribuirá a la formación de capital humano en la I+D+i, al desarrollo de investigación de excelencia con novedosas aproximaciones metodológicas, al uso de Infraestructuras Científicas y Técnicas Singulares (ICTS) en el Parque Nacional de Doñana, así como al fortalecimiento de la colaboración internacional con otros países como es el caso de Túnez y Estados Unidos, con los que habrá una colaboración específica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *