Lunes, 23 Octubre, 2017

            

Un preso rompe la nariz de un puñetazo a un trabajador de la cárcel de Albolote

Se trata de la octava agresión que se registra en la prisión granadina en lo que va de año

Fachada de la prisión de Albolote | Foto: Archivo GD
E.P.


image_print

Un trabajador de la prisión de Albolote  fue agredido anoche por un preso considerado de perfil “peligroso” que le propinó un puñetazo en la cara “rompiéndole la nariz”, por lo que tuvo que ser trasladado a un centro hospitalario, según ha informado a Europa Press la Asociación Profesional de Funcionarios de Prisiones (APFP).

Se trata de la octava agresión que se registra en la prisión granadina en lo que va de año, entre las que se incluyen las sufridas por un sanitario y un educador. Los trabajadores achacan este “clima de tensión” a la escasez de personal y a un exceso de “400 internos” que rebasan la capacidad máxima que tiene la cárcel.

El delegado de la APFP en Albolote, Rafael Molina, ha precisado que la agresión se produjo a raíz de que este interno de primer grado y que cuenta con un perfil peligroso creara una situación de tensión poniéndose agresivo, lo que llevó al trabajador a intentar calmarle para que cesara su actitud “violenta”.

“Si mediar palabra, le propinó un puñetazo en la nariz por el que empezó a sangrar de forma abundante y hubo que llevarle al hospital”. El interno agredió durante el forcejeo a un segundo trabajador, pero sin ocasionarle “lesiones graves” como al primero, según ha detallado el delegado sindical.

Desde la Asociación Profesional de Funcionarios de Prisiones lamentan que el 2016 vaya a finalizar en la prisión de Albolote “sin que se hayan solucionado” los problemas derivados de una plantilla reducida para atender a un número de internos que “sobrepasa las capacidades del centro”, lo que “favorece situaciones como esta”.

Recuerdan que la plataforma sindical creada en el centro penitenciario, la cual ha impulsado concentraciones de protesta a lo largo del año, reclama que se reduzca el número de internos, permitiendo así el cierre de dos módulos; o bien que se aumente la plantilla para atender en condiciones de seguridad las necesidades del centro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *