Jueves, 20 Septiembre, 2018

            

Un jurado enjuicia desde este lunes a la acusada de asesinar a su madre de 58 puñaladas en Purchil

La Fiscalía ha solicitado la pena de 23 años de prisión para la acusada, que se encuentra en prisión provisional desde que se produjeran los hechos

Audiencia Provincial de Granada | Archivo GD
EP


image_print

Un jurado popular enjuicia desde este lunes a la mujer acusada de asesinar, en julio de 2016, a su madre de 82 años en la vivienda familiar que compartían en Purchil, en Vegas del Genil (Granada), donde supuestamente la acuchilló hasta 58 veces provocándole lesiones por todo el cuerpo que desencadenaron su muerte.

La Fiscalía ha solicitado la pena de 23 años de prisión para la acusada, que se encuentra en prisión provisional desde que se produjeran los hechos y será enjuiciada hasta el próximo viernes en la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Granada.

La agresión se produjo sobre las 19,00 horas del 3 de julio de 2016, cuando la acusada, Elia B.C., de 46 años, se encontraba en el salón de la planta baja de la vivienda familiar con su madre octogenaria, que no alcanzaba el metro y medio de altura y pesaba 52 kilos, según detalla el escrito de acusación provisional del Ministerio Público, al que ha tenido acceso Europa Press.

En un momento dado, la acusada tomó un gran cuchillo de cocina de 35 centímetros de longitud y, “con ánimo de acabar con la vida de su anciana madre”, comenzó a asestarle una puñalada tras otra.

A juicio del fiscal, buscó “ocasionarle el mayor dolor posible” aprovechando la situación de ventaja de la que gozaba por encontrarse solas en la vivienda y al ser mucho más joven y ágil que su progenitora.

La anciana no pudo repeler el ataque, aunque intentó contener las agresiones y proteger su cuerpo con su brazo izquierdo. La acusada acuchilló a su madre hasta en un total de 58 ocasiones, provocándole lesiones en la cara, el tronco y las extremidades. La mujer falleció a consecuencia de una hemorragia masiva que derivó en un shock hipovolémico.

El fiscal califica los hechos como constitutivos de un delito de asesinato con la circunstancia atenuante de alteración psicológica a consecuencia de la descomposición puntual del estado de salud de la acusada, que sufría en aquella época trastornos de personalidad esquizoide y ansioso-depresivo con alteraciones de la conducta.

En el momento de los hechos esto afectó levemente su capacidad cognitiva, limitando en parte su capacidad volitiva, según expone el fiscal, que también pide aplicar la agravante de abuso de superioridad y la de parentesco.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.