Sábado, 23 Septiembre, 2017

            

Un informe revela que Andalucía tiene casi un 40% de su población en riesgo de caer en la pobreza

Un documento hecho público ayer por la Red Europea Anti Pobreza muestra el deterioro del nivel de vida de la sociedad andaluza desde el estallido de la crisis | En Andalucía viven algo más de tres millones de pobres, medio millón más que en 2009

Una persona pide limosna frente a la Virgen de las Angustias | Carlos Gil


image_print

La pobreza tiene muchas aristas. Y todas ellas abren en canal una realidad que a veces queda oculta, como un iceberg del que sólo se ve su cúspide. La pobreza a veces no se ve y esa es precisamente una de las conclusiones a las que llega el cuarto informe sobre el Estado de la Pobreza en España, un documento de 62 páginas que dibuja en números y porcentajes la miseria cotidiana que se paladea en cualquiera de las calles del país tras seis años de crisis. O casi en cualquier calle, porque otra afirmación del texto que ha presentado la European Anti Poverty Network – la Red Europea Anti Pobreza– enfatiza esa brecha real entre norte y sur, entre comunidades como Navarra, que tienen al 14% de su población en riesgo de pobreza o exclusión social frente a otras, como Andalucía, auténtica campeona nacional con un 38,3% de su población en la cuerda floja del hambre o las privaciones de ‘lujos’ como calefacción.

LA SALIDA DE LA CRISIS NO OCULTA SUS SECUELAS 

Tradicionalmente pobre, Andalucía ha sufrido con especial crudeza la crisis económica que estalló en 2008. Indicadores hay tantos como bases de datos, desde las tasas de paro al índice de producción industrial; todos ellos revelan el trauma que la economía de la región viene sufriendo desde hace seis años. Ahora, este nuevo informe hace balance del periodo que comprende 2009-2013 y revela que si allá por el inicio de las dificultades, la región tenía a un 33,3% de su población al borde de la pobreza, en 2013 -a falta de datos más actuales- es el 38,3 % del total.

¿Pero, cómo es mide la pobreza? Hay muchas maneras. Una de ella es acudir al INE y bucear en los diferentes datos; otra puede ser acercarse a la asociación Calor y Café, una de las organizaciones de caridad granadinas que se dedican a suplir las funciones que el Estado, la administración autonómica o municipal prefieren obviar. En el caso de la Red Europea Anti Pobreza han elaborado un índice denominado AROPE -At Risk of Poverty and Exclusion -, es decir, la tasa de la población que vive en riesgo de pobreza o exclusión.


El índice AROPE se basa en tres factores: la población que está por debajo del nivel de la pobreza en términos económicos, que en España supone no llegar a una renta de 8.114,2 euros al año; la población con privación material severa, que supone no disponer de varios elementos como capacidad para afrontar gastos inesperados, capacidad para pagar la factura energética, poseer un teléfono móvil… ; el último elemento que compone el índice AROPE es del que mide la intensidad del trabajo por hogar, es decir, a relación entre el número de meses trabajados por todos los miembros del hogar y el número total de meses que, en teoría, podrían trabajar todos los miembros en edad de trabajar.


En este índice, Andalucía se sitúa por encima de todas las comunidades autónomas y tan sólo es superada por la Ciudad Autónoma de Ceuta.

 

Buceando en ese 38,3 por ciento se encuentran las aristas que abrían el texto, como por ejemplo que alrededor de 600.000 personas en la región no se pueden permitir, al menos, cuatro de los siguientes elementos:

  • Pagar la hipoteca, alquiler o letras.
  • Mantener la vivienda a temperatura adecuada en invierno.
  • Permitirse unas vacaciones de, al menos, una semana al año.
  • Permitirse una comida de carne, pollo o pescado, cada dos días.
  • Capacidad para afrontar gastos imprevistos.
  • Disponer de teléfono.
  • Disponer de televisión en color.
  • Disponer de lavadora.
  • Disponer de coche.

Según el informe, esas personas padecen privación material severa, una de las alarmas que indican que una parte de la sociedad se queda sin capacidad de reacción, ni de consumo ante el día a día. Otro cara de la pobreza la ofrecen los llamados hogares con baja intensidad en el trabajo, un sinónimo complejo para hablar de paro o, cuando menos, de precariedad laboral. En Andalucía uno de cada cuatro hogares se encuentra en esta situación, de nuevo, la tasa más alta de todo el país. 

Es la nueva realidad que retrata el informe, en cuyas conclusiones los autores aseveran: “Se muestra la gran desigualdad territorial española que, en 2013, mantiene diferencias en AROPE de más de 24 puntos porcentuales entre algunas regiones. En general, el norte mantiene tasas menores de pobreza y/o exclusión social, en todos los casos por debajo de la media nacional, y el sur, mayores”.

Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Las estafas de lo sbancos y electricas se imponen a la poblacion desde el consejo de ministros ,preferentes desahucuios ilegales ,suelo hipotecario ilegal que siguen cobrando mientras las sentencias que condenan a los bancos estan aparcadas , estafa de ñla electricidad ,de las petroleras ,evasion fiscal ,impunidad garantizada