Sábado, 18 Agosto, 2018

            

Un granadino contra el Estado Islámico

Entrevista en primicia.

@FresasenBagdad


image_print

Tenemos una extraña fascinación por hallar personas que muestran códigos de conducta y comportamientos raramente aceptados en los patrones socioculturales que deliberan lo que es “correcto” o resulta hiriente en el estándar de las masas.

Me llegó la noticia por medio de un conocido que un tipo granadino estuvo preparándose a consciencia cómo si de unas posiciones a notario se tratara para alistarse con las milicias kurdas en Siria y combatir contra el autodenominado Estado Islámico.

Meses de charlas por medio de varias personas para llegar a conocerle y generar un entorno de confianza teniendo la posibilidad de preguntar  ¿Qué motiva a un chico de Granada querer alistarse para matar aunque sea terroristas a miembros del DAESH?

La clandestinidad tanto para los que van a combatir con las milicias cristianas o kurdas cómo los que se introducen en el Estado Islámico lo que ellos definen “infieles” tiene unas consecuencias jurídicas que en caso de ser detectados por las fuerzas y orden de seguridad del estado les llevaría  a ser juzgados nada más y nada menos que por la audiencia nacional.

El vernos con él y entrar en su discurso resultó ser un ejercicio hipnótico en el cual debes activar mecanismos de defensa para no caer en el síndrome de Estocolmo, analizando que esta persona está dispuesta a matar a otra sujeto, que al fin y al cabo, es miembro de nuestra especie; según con que óptica se observe es por una cuestión ideológica  marcada por el lugar dónde naces, te educas y  está sujeto al baremo emocional de tu existencia.

En este caso la tragedia que se avecinaba lo frenó el amor que siente por su madre, ya era más poderoso que el odio y la ganas de matar que siente por desconocidos.

Internet se convirtió en el pasaporte no oficial para contactar con las milicias Kurdas consideradas por Turquía como grupo terrorista  que allanaban el terreno para futuros combatientes procedentes de todo el mundo.

Le dejaron claro las milicias kurdas que condiciones debía acatar.

No puedes ser homosexual.

No puedes tener enfermedades.

Solo comerás una vez al día.

Afirmó sin titubear que aceptaba y en enero de 2015 ya estaba preparado para iniciar un viaje con dudoso retorno que le llevaría desde Madrid a Estocolmo para hacer transbordo en la capital sueca con rumbo a Bagdad y recogidos  por un coche blindado con destino Siria.

Julia Martínez y Omar Jerez presentan una primicia del primer granadino que tuvo como objetivo luchar contra el Estado Islámico para Fresas en Bagdad.

 

 

PD: las condiciones fueron establecidas por el entrevistado, de ahí las características de la imagen y el sonido.

Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Tiene que ser aterrador mirar la expresión de álguien que está dispuesto a matar sin perder la compostura mientras preguntas desde la clandestinidad y responde con frialdad.