Lunes, 19 de Noviembre de 2018

            

Un estilo definido para estrenar Los Cármenes

El CD Lugo de Javi López visitará al Granada CF con la posesión como principal arma

Cristian Herrera bate a Munir en el encuentro ante el Málaga | Foto: La Liga
Chema Ruiz España | @Chema_Ruiz22


image_print

La Liga no para aunque al Granada CF le vendría bien un respiro para terminar de perfilar su plantilla. El conjunto rojiblanco se estrenará el próximo domingo en Los Cármenes ante el CD Lugo, un equipo bastante renovado con respecto a la pasada temporada y que, pese a que cayó en la primera jornada ante el Málaga, dejó buenas sensaciones y, sobre todo, demostró tener un estilo bien definido.

El cuadro lucense, aunque ya suma siete temporadas en Segunda División, se ha marcado la permanencia como primer objetivo en este curso, pero los pupilos de Javi López, que ha llegado esta temporada al banquillo, no quieren renunciar a nada durante esta campaña.

Con esta meta, el Lugo ha confeccionado una plantilla en la que, pese a que han salido jugadores importantes como Fede Vico y Mario Barco, ha logrado mantener a los pesos pesados del grupo, como lo son el guardameta Juan Carlos y Cristian Herrera. A ellos se han unido hasta once nuevos futbolistas, que ya trabajan a las órdenes del técnico barcelonés.

El planteamiento con el que trabaja el cuadro albivermello parte de un sistema 1-4-4-2 en el que destaca, principalmente, la posesión del esférico. El de Javi López es un equipo al que le gusta tener el balón, tocar y construir con calma. En su debut liguero, ante el Málaga, se le vio, incluso, frenar algún contraataque para elaborar la jugada desde atrás con paciencia.

Pese a ello, no renuncia a la verticalidad, aunque son pocas las ocasiones en las que lanza un balón directo a los dos puntas para buscar el gol. Este, en el encuentro ante el cuadro malacitano llegó tras una buena ejecución de otra de las características del conjunto lucense: la presión tras pérdida. El equipo gallego defiende con las líneas muy juntas, en especial las dos de cuatro jugadores, y ejerce una fuerte presión a partir del centro del campo. Sin embargo, cuando pierde el esférico en campo rival, trata de recuperarlo rápidamente con varios jugadores, lo que dificulta, además, la posibilidad de sufrir un contraataque.

Juan Carlos es el dueño de la meta lucense, en la que este año ya no está Roberto Fernández, que ha colgado los guantes. Por delante, el portero albivermello tuvo ante el Málaga una línea defensiva formada por Bernardo y José Carlos como centrales, aunque Borja San Emeterio emerge como alternativa. Ambos estuvieron flanqueados por Leuko y Kravets, dos laterales con mucho recorrido y que suelen sumarse al ataque.

Pita, Seoane, Iriome y Juan Muñiz actuaron en la línea del centro del campo, dejando arriba Cristian Herrera, que fue el máximo goleador de la pasada campaña y el autor del único gol de su equipo ante el Málaga, y a Jona, un viejo conocido que siempre es sinónimo de peligro. Además, el ataque lucense puede jugar con revulsivos como Dongou o José Carlos Lazo, que ha estado en la agenda granadina desde la pasada temporada.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.