Lunes, 29 Mayo, 2017

Un cuento sobre el miedo

¿Por qué me da miedo esta situación?, ¿por qué no soy capaz de afrontar ciertos problemas?, ¿es normal esto que me pasa?

Centro de Psicología Ágora


image_print

Querido lector, vives en un mundo que gira rápido, no hay tiempo, tienes que darte prisa… las cosas son así porque lo sabes y punto. Pero, ¿te has parado un segundo a escuchar tus pensamientos?.  Nuestros pensamientos determinan nuestro día a día… el cuento de la pequeña Halloween te ayudará a entender lo que queremos explicarte.

Dentro de nuestra experiencia profesional, es muy común encontrarnos con estas preguntas por parte de nuestros pacientes, y siendo objetivos, son preguntas que en muchas ocasiones han invadido la mente de todos nosotros.

Es común que las personas con las que hablamos nos invadan con múltiples argumentos y explicaciones por las que estas cosas nos suceden, pero al final sentimos que no nos entienden.

Hoy nos gustaría explicaros el poder que tienen nuestros pensamientos en nuestro día a día, cómo nos influyen, cómo dificultan o cómo facilitan la resolución de un problema, cómo son capaces de generar un problema donde no lo hay, y cómo solucionarlo de una manera óptima y objetiva fortaleciéndonos y haciéndonos salir airosos de donde otros saldrían vapuleados.

unnamed (1)

Y no se nos ha ocurrido un mejor ejemplo que dejaros este cuento que hemos encontrado casualmente en internet y que se titula  “Halloween tiene miedo”:

Estaban todas las fiestas del año reunidas en secreto: querían darle una gran sorpresa a su buena amiga la fiesta de Halloween. La idea se le había ocurrido a la hermana melliza de Halloween, la fiesta de Todos los Santos, y todas las demás fiestas excepto Año Nuevo, el hermanito de Navidad, que aún era pequeño, habían ayudado a preparar la sorpresa durante semanas. Por supuesto, habían tenido muy en cuenta los gustos de su amiga, y habían decorado el lugar con murciélagos, calabazas, telas de araña y esqueletos. Sin olvidar la gran montaña de dulces, claro.

Ya era de noche. Hacía un poco de frío y había mucha niebla, y todos esperaban que Halloween llegara en cualquier momento. De pronto, se abrió la puerta de golpe y Halloween entró corriendo, aterrorizada.

Nadie pudo reaccionar, no parecía ser un bueno momento para celebrar nada.

– ¡Me quiere comeeeer! ¡Hay algo ahí fuera que ha intentado comermeeeee!

Halloween, la más valiente de todas las fiestas, amiga de los monstruos más horribles, estaba muerta de miedo.

– ¿Podéis creerlo? Iba gritando: ¡Te voy a pillar, ojo, ojo, que te cojo! No tenía ningún miedo de mí ¡De mí! que soy la reina del miedo y los sustos. Qué ser tan horrible, que no sabe ni lo que son el miedo y el respeto- dijo enfadada y asustada.

Sus amigas, miedosas todas ellas, la rodearon pensando qué podían hacer. Siempre que tenían miedo acudían a Halloween, pero ahora, ¿quién podría ayudarlas?

Tan agobiadas estaban que se olvidaron de vigilar al travieso Año Nuevo, y este aprovechó el revuelo para salir a la calle. Fue entonces cuando Halloween lo vio a través de la ventana.

– ¡Oh, no! Ese ser horrible ha atrapado a Año Nuevo y lo está aplastando con sus brazos ¿qué vamos a hacer ahora?

En ese momento había algo más de luz y se le podía ver mejor: tenía una gran barriga, propia de alguien capaz de comerse a Halloween de un bocado, y el traje entero era del color de la sangre, normal para quien pasaba el día comiendo gente. Además, ocultaba su cara tras un montón de pelo, y llevaba un saco gigantesco, donde posiblemente escondiera a toda la gente que aún no había podido comerse…

– Tío, ¡qué alegría! – gritó entonces Navidad, al tiempo que corría a la calle para… ¡echarse en brazos del terrible ser!

Desde dentro, Halloween escuchó grandes risotadas y, poco después, Navidad y Año Nuevo entraban en la casa acompañando al terrible ser:

– Halloween, te presento a nuestro tío Santa Claus. Está muy gordo porque come pastas en todas las casas del mundo, pero nunca se ha comido a nadie. Viste de rojo para que se le reconozca, su barba es enorme porque ya es muy viejo, y su saco… su saco es lo mejor de todo porque… ¡está lleno de regalos para tu fiesta!

Halloween aún no lo veía muy claro

– ¿Y entonces por qué gritaba “te voy a pillar, ojo, ojo, que te cojo”?

– Ja, ja, ja -rió el señor gordo de rojo- lo que yo digo es “Feliz Navidad, jou, jou, jou”. ¿Te has limpiado bien los oídos, o el gorro no te dejaba escuchar? ¡ja, ja, ja, ja!

Halloween respiró aliviada y todos rieron. Luego Navidad se le acercó cariñosamente y le dijo al oído:

– ¿Ves? al final es lo que tú siempre nos dices; que las cosas que más miedo dan, solo están en nuestra imaginación.

(Pedro Pablo Sacristán.)

unnamed

¿Creéis que este cuento es aplicable a vuestra vida?, ¿cuántas veces vuestros pensamientos han impedido que hagáis algo, o directamente habéis creído algo con rotundidad y al tiempo descubristeis que estabais equivocados?… Nos encantaría conocer vuestra opinión y vuestra   experiencia.

Hoy nos dejamos de teoría, queremos que llevéis esto a la práctica, escuchad vuestros pensamientos, valorar si son realmente realistas y objetivos, y si no lo son transformadlos, preguntad si es necesario, no os quedéis con la duda, pero sobretodo, no dejéis que vuestro pensamiento os paralice. El miedo es una emoción adaptativa, nos ayuda a sobrevivir, pero creedme, no hay tantos “monstruos” en la calle como pensamos.

Un artículo de Centro de Psicología Ágora

Bibliografía:

http://cuentosparadormir.com/infantiles/cuento/halloween-tiene-miedo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *