Lunes, 27 Marzo, 2017

Un 46% de la población no revisa su visión a la hora de conducir, lo que supone un aumento del número de accidentes

El 12% de los conductores nunca se pone gafas de sol, el 33% solo lo hace en algunas ocasiones y, únicamente, el 55% se protege de manera habitual cuando conduce

Foto: E.P./PIXABAY
E.P.


image_print

Las condiciones visuales son un factor de riesgo a la hora de conducir ya que “el 90% de la información que se percibe llega a través de la visión, pero el 46% de los conductores no revisa su visión anualmente, aumentando el riesgo de sufrir accidentes de tráfico”, ha explicado la presidenta del Colegio Oficial de Ópticos-Optometristas de la Región de Murcia, Ana Belén Almaida.

A parte de los problemas que influyen en la calidad de la visión como la edad, el estado psicofísico o las enfermedades oculares, existen factores externos que inciden de forma directa a la visión siendo el deslumbramiento uno de los más importantes.

Por ello, “una fotoprotección ocular adecuada, mediante gafas de sol, puede atenuar y evitar los efectos de la radiación; situaciones como conducir con el sol de frente, con los reflejos en el asfalto mojado o con destellos de luz sobre el capó de otros vehículos, provoca pérdida temporal de visión”, ha detallado la presidenta.

En este sentido, las estadísticas reflejan que el 12% de los conductores nunca se pone gafas de sol, el 33% reconoce que solo lo hace en algunas ocasiones y, únicamente, el 55% se protege de manera habitual cuando conduce.

EFECTOS SOBRE LOS OJOS

El uso de gafas homologadas protege los ojos porque incrementan la sensibilidad al contraste, reducen el tiempo de adaptación a los cambios de iluminación y evitan el deslumbramiento. Además, previenen la aparición de patologías oculares derivadas de la exposición prolongada a la radiación solar como cataratas o inflamaciones en córnea.

Las gafas recomendadas para conducir son aquellas que incorporan lentes polarizadas porque facilitan la visión en ambientes muy luminosos, aunque el 70 por ciento de las gafas que se venden en España no cumplen la normativa sanitaria de seguridad y calidad.

Por ello, es aconsejable adquirirlas en un centro óptico dónde haya un asesoramiento profesional para ofrecer una solución personalizada. En el caso de que el conductor necesite gafas graduadas, tendrá que “acudir a revisiones visuales anuales, al menos una vez al año, en lugar de esperar a la renovación del permiso de conducir”, ha concluido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *