Sábado, 21 enero, 2017

UGT Granada apuesta por políticas de inversión, salarios dignos y protección social

En octubre de 2014, el IPC ha subido un 0,5% en Granada respecto al mes anterior, y 0,1 puntos más que la cifra del mismo mes de 2013

Foto IPC


image_print

Para Manuela Martínez, Secretaria General de UGT Granada, los datos del IPC conocidos hoy muestran que nuestra economía se mantiene al borde de la deflación. Y un escenario deflacionista en nuestra economía,  explica,, sería un escenario muy complicado de superar. A pesar del triunfalismo del Gobierno, la supuesta reactivación de la economía que apuntan algunos indicadores macroeconómicos no se ha trasladado a las economías domésticas. El consumo de los hogares no puede recuperarse básicamente por tres razones, apunta la representante de UGT: por la pérdida de poder adquisitivo de sus rentas, por la falta de fluidez del crédito y por el todavía elevado endeudamiento al que están sometidos. A este escenario de moderación de los precios también contribuye la continua caída de costes laborales.

En octubre de 2014, el IPC ha subido un 0,5% en Granada respecto al mes anterior, y 0,1 puntos más que la cifra del mismo mes de 2013 (cuando subió el IPC un 0,4%). En la provincia, el grupo de bienes y servicios que más ha subido su precio respecto al mes pasado ha sido vestido y calzado (9,6%) y enseñanza (1%), mientras que los precios que más han disminuido han sido los de comunicaciones (-1,5%) y transporte (-1,2%). En la variación de los últimos doce meses (-0,5%), destaca la subida de precios en vivienda (1,6%), y enseñanza (1,3%) mientras que ha bajado el precio de comunicaciones (-5,7%) y ocio y cultura (-3,8%). Respecto a lo que llevamos de año, el IPC ha bajado un 0,8%, y destaca la subida de precios en vivienda (1,6%), enseñanza (1,3%) bebidas alcohólicas y tabaco (0,9%) mientras que ha bajado el precio de comunicaciones (-5,6%) y ocio y cultura (-4%).

En definitiva,  para la ugetista estamos ante un riesgo cierto de que se prolongue la situación de caída de precios, instalándonos en una situación deflacionista muy perjudicial. Una inflación en niveles moderados es positiva, porque permite mejorar la competitividad empresarial y ayuda a que los salarios ganan poder de compra. Pero la recuperación de los precios no puede convivir con la paralización de la demanda. La reactivación de nuestra economía requiere de una reactivación del consumo de las familias, que solo será posible si aumenta el empleo, y si además se da un crecimiento real de los salarios de los trabajadores. En este sentido, el verdadero problema no son los precios, sino el desempleo y el aumento de las situaciones de riesgo de pobreza. Y por tanto la prioridad de la política económica, reitera Martinez (UGT) debe ser el crecimiento de la actividad y el acceso al empleo para todas estas personas, y una protección social suficiente que garantice una vida digna.

Además, considera que desde el Diálogo Social hay que consolidar una nueva estrategia de salida de la crisis, más solidaria y eficiente. Para ello, contamos con dos instrumentos fundamentales: el primero de ellos, el Acuerdo de propuestas para la negociación tripartita para fortalecer el crecimiento económico y el empleo, que UGT ha suscrito con el resto de interlocutores sociales y el gobierno, y que incluye actuaciones para potenciar las políticas activas de empleo, extender la protección social y sentar las bases de un cambio de modelo productivo, acuerdo que debe desarrollarse sin más demoras; el segundo, un nuevo Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC) que sustituya al vigente hasta este año y que recoja una política salarial acorde con la nueva etapa, de modo que los salarios ganen poder de compra y contribuyan a la reactivación de la demanda y a la creación de empleo en nuestro país, ha concluido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *