Martes, 11 de Diciembre de 2018

            

UGT-A ve nuevas expectativas ante los cambios en Salud y pide “seguir negociando” en Granada y Huelva

El sindicato ha asegurado que "quieren seguir negociando", pero "desde un prisma de seguridad de una parte y de la otra"

Manifestación contra la reordenación sanitaria | Foto: Archivo GD
E.P.


image_print

El sindicato UGT Andalucía ve nuevas expectativas ante los cambios que se han producido en la Consejería de Salud con las renuncias del hasta ahora viceconsejero de Salud andaluz, Martín Blanco, y el gerente del Servicio Andaluz de Salud (SAS), José Manuel Aranda, al tiempo que considera “muy oportuna” la derogación de las órdenes de fusión hospitalaria de Granada y Huelva, que “no han servido para nada”.

Así lo ha indicado a Europa Press el secretario regional de la Federación de Empleados y Empleadas de los Servicios Públicos (FeSP) de UGT, Antonio Macías, que ha dicho que “la marcha atrás que dan en la fusión es muy oportuna”, porque “cuando todo el mundo pide algo es porque algo de razón habrá”. En este sentido, añade que “no han visto ninguna mejoría cuando se impusieron las fusiones”.

Además, Macías ha asegurado que “quieren seguir negociando” en Granada y Huelva, pero “desde un prisma de seguridad de una parte y de la otra”. “Si se firma un acuerdo, se firma un acuerdo; que las cosas se hablen en la mesa de negociación, y se llegue a la realidad que todos queremos, dos hospitales completos en Granada con carteras diferenciadas y urgencias finalista”.

En este sentido, manifiesta que la Administración “debería tomarse más en serio la negociación”, algo que para Macías “es fundamental”. “Esto no solo es en Granada, en Huelva pasa igual, no hay un calendario seguido de negociación impuesto desde la Administración y consensuado con los sindicatos”, apunta, al tiempo que asegura que “echan de menos un seguimiento en los acuerdos y en la negociación”.

“Exigimos que cuanto antes se acabe con todas las cuestiones, que todo se resuelva, dialogar de forma inmediata y ver cómo hacer funcionar mejor esos centros evitando quejas de los profesionales y los usuarios”, manifiesta Macías, que concluye asegurando que “lo más importante es sentar alrededor de una mesa a todos los actores, dialogar y cerrar esta herida que lleva demasiado tiempo abierta y que no ha valido para nada”.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.