Miércoles, 16 Agosto, 2017

            

Tres de cada cuatro enfermeras andaluzas han sufrido un accidente biológico, según un barómetro realizado por Satse

El estrés por excesiva carga de trabajo, el uso de material inadecuado y las malas condiciones del lugar de trabajo son los principales factores

Foto: Archivo
E.P.


image_print

Un 73 por ciento de los profesionales de enfermería encuestados por el Barómetro Enfermero asegura haber sufrido un accidente biológico durante su ejercicio profesional (pinchazo, corte, salpicaduras de fluidos, etcétera). El estrés laboral por una excesiva carga de trabajo, el uso de material inadecuado y las malas condiciones del lugar de trabajo son, a su juicio, los principales factores que influyen a la hora de sufrir este tipo de percances.

En una nueva oleada del Barómetro Enfermero elaborado por el Sindicato de Enfermería (Satse), los 1.136 enfermeros de Andalucía encuestados han manifestado su opinión sobre la incidencia de los accidentes biológicos en el ejercicio de su profesión, aportando información muy valiosa para tener una radiografía actualizada sobre lo que está ocurriendo en los centros sanitarios, públicos y privados.

Según un comunicado, mayoritaria es la opinión de que los enfermeros son los profesionales sanitarios con más riesgo de sufrir este tipo de accidentes. En concreto, un 77,55 por ciento así lo considera, mientras que un 20,51 por ciento entiende que el riesgo es similar en todas las profesiones sanitarias. Tan solo un 1,94 por ciento cree que otras profesiones conllevan un mayor riesgo que enfermería.

Los principales factores que influyen, en opinión de los enfermeros encuestados, a la hora de sufrir un accidente biológico son, por este orden, el estrés laboral causado por una excesiva carga de trabajo, las malas condiciones existentes en su lugar de trabajo, como la falta de espacio, luz inadecuada y el uso de material inadecuado.

De otro lado, un 75,88 por ciento de los profesionales de enfermería encuestados conoce la existencia, en su centro de trabajo, de un protocolo sistemático de actuación en caso de producirse accidentes biológicos. Un 5,81 por ciento, por su parte, apunta que no tiene conocimiento del mismo.

La difusión de esta encuesta entre los profesionales enfermeros se realiza de manera paralela al trabajo que está desarrollando el Observatorio de Bioseguridad con el objetivo de recopilar datos e información sobre la situación en la que se encuentran los centros sanitarios en esta materia, en relación a la actividad laboral de los enfermeros.

INCUMPLIMIENTO

A juicio de Satse, administraciones sanitarias y empresas que gestionan centros sanitarios están haciendo caso omiso a la Orden, de 2013, por la que se establecen las medidas necesarias para la prevención de lesiones causadas por instrumentos cortantes y punzantes, y que traspuso la Directiva de la Unión Europea aprobada en 2010 al respecto.

La organización sindical recuerda que, dada su actividad diaria, los profesionales de enfermería son un colectivo especialmente afectado por este tipo de lesiones que conllevan una alta posibilidad de contagio de más de una veintena de virus potencialmente mortales, entre ellos los de la Hepatitis –tanto B como C– o del VIH, entre otras enfermedades transmisibles, datos que se ven corroborados por la percepción que sobre esta materia tienen los enfermeros.

De forma periódica, el Barómetro Enfermero aborda tanto cuestiones propias de la profesión como otros asuntos de interés sanitario, con el objetivo de determinar aquellos aspectos que resultan más relevantes para los profesionales y así incidir en ellos ante las administraciones públicas de cara a mejorar la situación del colectivo y el sistema sanitario en su conjunto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *