Viernes, 20 enero, 2017

Tres años y medio de cárcel para dos acusados sorprendidos con seis kilos de bellotas de hachís

La Sala entiende que la cuantía del hachís encontrado en su domicilio y en otra vivienda situada justo encima de su bar evidencia que se dedicaban al tráfico de hachís

Foto: archivo
E.P.


image_print

La Audiencia Provincial de Cantabria ha condenado a dos años de cárcel a un hombre de nacionalidad subsahariana –D.R.– al que intervinieron más de 5,6 kilos de bellotas de hachís, valoradas en unos 30.000 euros, que transportó hasta Torrelavega desde Granada en un coche en noviembre de 2012. Y ha impuesto un año y medio a otro compatriota -A.A.- al que encontraron en su domicilio cerca de 800 gramos de bellotas de hachís, con un valor de unos 5.000 euros.

La Audiencia ha revocado una sentencia del Juzgado de lo Penal número 1 de Santander que en octubre de 2013 condenó a un total de 15 años de cárcel a cuatro acusados por tráfico de drogas, y ha estimado parcialmente sus recursos, absolviendo a dos de ellos y rebajando las penas y la cuantía de las multas a D.R. y A.A.

Al que transportó las 570 bellotas de hachís desde Granada le ha rebajado la condena de tres años de cárcel a dos al tener en cuenta la atenuante de grave adicción, y la multa inicial de 95.000 euros a 30.000 euros.

Mientras que al otro se la ha reducido de cuatro años y medio de prisión a uno y medio y de 95.000 euros a 6.000 la multa, al no haber quedado acreditado que participara en la operación ni que vendiera hachís en la tetería que regentaba junto a su hermano.

Sin embargo, la Sala entiende que la cuantía del hachís encontrado en su domicilio y en otra vivienda situada justo encima de su bar, así como las anotaciones de nombres, días y cantidades encontradas en dichos registros, evidencian que se dedicaba al tráfico de hachís.

Su hermano, condenado inicialmente a otros cuatro años y medio, ha sido absuelto al no quedar acreditado que fuera la persona que había encargado a D.R. que transportara el hachís desde Granada, ni que fuera el destinatario ni de la droga ni del dinero incautado en el coche -un sobre con 1.500 euros desglosados en billetes de 50 y 100 euros-.

La Audiencia ha tenido en cuenta las “diferentes versiones” ofrecidas por D.R. en relación con la procedencia de la droga incautada en su vehículo y la identidad de las personas que se la facilitaron, ya que de hecho no implicó a los otros tres acusados hasta su tercera declaración, en febrero de 2013, por lo que entiende que su testimonio carece de “credibilidad y persistencia”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *