Sábado, 22 Julio, 2017

            

Trabajadores de mantenimiento de ROBER avisan: “cualquier día puede ocurrir una tragedia”

Con el del pasado martes, ya son 11 los incidentes graves que sufren los autobuses de la concesionaria del servicio de transporte de Granada en menos de dos años. | Los trabajadores advierten: "es una barbaridad y sabemos que esto va a seguir"

El autobús incendiado el pasado martes | Foto: @GranadaTaxi


image_print

El pasado martes volvía a incendiarse un autobús de línea de la empresa concesionaria del servicio de transporte urbano, ROBER. El suceso tenía lugar en la carretera de Málaga y aunque no causó más que un ligero trastorno en los tiempos de llegada de los pasajeros, este incidente volvió a poner en alerta a usuarios y partidos políticos, que hacen notar la frecuencia con la que este tipo de eventos se han venido sucediendo en los últimos meses. Y “no es normal”. Así lo aseguran fuentes del Comité de Empresa consultadas por este periódico, quienes afirman que en el intervalo de dos años han tenido lugar alrededor de 11 incidentes graves relacionados con incendios fortuitos.

“Desde la empresa lo achacan a un fallo del vehículo, pero en realidad, es la falta de mantenimiento producida por el recorte de personal y los cambios de horario en los talleres, en donde se han quitado las horas extra”, indican a Granada Digital los trabajadores. Como ejemplo a la complicada situación que se vive en las ‘entrañas’ del transporte público granadino, las fuentes consultadas recuerdan el incendio de un autobús que tuvo lugar en los talleres de ROBER y que “podía haber acabado en tragedia” no sólo por lo aparatoso del fuego, sino porque “las mangueras de extinción no funcionaban”.

Ante estos episodios, desde el Comité de Empresa no dudan en advertir de la “barbaridad” que supone “trabajar bajo mínimos” y se quejan de que la empresa hace “oídos sordos” de sus avisos. “Hemos hablado con asesores de los sindicatos y nos dijeron que si no nos hacían caso lo que quedaba era irnos a la fiscalía a denunciar”, explican a este medio miembros del comité que, resignados, concluyen: “ni tan siquiera el inspector de trabajo nos hace caso”.

Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. ¿No os habéis fijado en que al fondo, en el interior del autobus donde está el motor, la tapa siempre está entreabierta como apunto de caerse? Eso es un peligro. Me suelo poner en esa zona para no molestar a la gente y no quedarme en medio del pasillo. Esa tapa quema, la temperatura es elevadísima y no entiendo por qué debe estar abierta.

  2. Me parece que si la empresa no resuelve estos problemas el Ayto. tiene la obligacion de poner cartas en el asunto y cortar cabezas en Rober.