Lunes, 18 Diciembre, 2017

            

Trabajadores censuran el “hacinamiento” de presos en la cárcel de Albolote y piden reforzar la plantilla

Desde este colectivo advierten de que la cárcel granadina cuenta con una de las plantillas más envejecidas del país

Centro penitenciaro de Albolote


image_print

Trabajadores de la cárcel de Albolote (Granada) han mostrado su “indignación” por el “hacinamiento de presos” que existe actualmente y que convierte a este centro penitenciario en el “más poblado de Andalucía” y el “segundo en España” de los Centros Tipo.

La cárcel de Albolote tiene una capacidad máxima para 1.008 internos, pero actualmente acoge a 1.530, por lo que existe una “acuciante necesidad de personal”, según han informado a Europa Press desde la sección sindical de la Asociación Profesional de Funcionarios de Prisiones (APFP).

Desde este colectivo advierten de que la cárcel granadina cuenta con una de las plantillas más envejecidas del país, con una media de 45 años, ya que han transcurrido varios años sin adecuar la Relación de Puestos de Trabajo (RPT) al no abrirse ningún proceso para ello.

“Tenemos unas tremendas necesidades de personal y esto nos lo premian con una prisión saturada. Pedimos un equilibrio en el número de internos de las prisiones Tipo, que en algunos casos, como Topas (Salamanca), tienen una población reclusa un tercio menor a la nuestra, no llegando a los 1.000 internos. Esto nos parece intolerable, de seguir así platearemos medidas de presión ante la dirección del centro para que acceda a esta legítima reivindicación”, advierten desde el sindicato.

40 PERSONAS MÁS

Según sus estimaciones, sería necesario incorporar unas 40 personas más a la plantilla, entre funcionarios y personal laboral, para atender de forma adecuada el trabajo en el centro penitenciario y reclaman por ello a la dirección que “plante cara” a la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias para conseguir mejoras.

Al margen de estas cuestiones, desde el sindicato han reclamado el arreglo de los sistemas contra incendios, que “siguen sin funcionar desde primeros de junio, con el riesgo que ello conlleva para internos y trabajadores”.

Además, han solicitado que se solucionen los contratiempos que están ocasionando las reformas que se acometen en estos momentos en la prisión, como “problemas en la apertura y cierre de celdas” de algunos módulos, “lo que supone un retardo inaceptable de las actividades modulares y la posibilidad de no poder resolver cualquier situación de emergencia”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *