Jueves, 20 Septiembre, 2018

            

Tomás Olivo expande en Granada su inmenso imperio con la adquisición del antiguo edificio de Telefónica

El empresario murciano ya posee el Centro Comercial Nevada, valorado en 540 millones de euros, y el edificio de Cortefiel, que compró a BMN por 28,3 millones

El empresario Tomás Olivo sujeta la cinta durante la inauguración del Centro Comercial Nevada | Fuente: Archivo GD
Juan Prieto | @juanprieto10


image_print

La imparable ascensión del empresario Tomás Olivo en el ranking de hombres más ricos de España está teniendo en Granada un sólido puntal. El promotor murciano, propietario del 99,6 por ciento de las acciones de General de Galerías Comerciales, inmobiliaria de su propiedad, comenzó su andadura en la provincia granadina en 1995 a lo grande, con el inicio de las gestiones para la construcción del Centro Comercial Nevada, envuelto posteriormente en un embrollo judicial que tardó años en desenredarse y que presenta como saldo, según la propia empresa, una inversión total de más de 480 millones de euros. A día de hoy, el Nevada está valorado en 540 millones de euros y en noviembre se cumplirán dos años desde su apertura. Sus ingresos, por alquileres, superan los 15 millones anuales.

Aparte queda la providencia del Tribunal Supremo, que obliga a la Junta de Andalucía a pagar 165 millones de euros al promotor del Centro Comercial por el lucro cesante que padeció el empresario durante los siete años que las obras del Nevada estuvieron paralizadas.

La segunda gran operación de Tomás Olivo en Granada fue la compra en junio de 2017 del emblemático edificio Colón | Imagen: Javier Gea

 

 

EDIFICIO DE CORTEFIEL

Tras el indiscutible éxito económico de esta inversión en Armilla, la segunda gran operación de Tomás Olivo en Granada fue la compra en junio del pasado año del emblemático edificio Colón -conocido por el edificio de Cortefiel-, situado en la esquina entre Gran Vía y Reyes Católicos. El inmueble, que era propiedad de BMN desde su fusión con CajaGranada, fue adquirido por General de Galerías Comerciales por 28,29 millones de euros. CajaGranada lo había comprado en 1984 por 1,5 millones (250 millones de pesetas), aunque tuvo que invertir una cantidad similar en su rehabilitación, finalizada a principios de los noventa. Ahora está tasado en 29,3 millones.

Se trata de un edificio que fue construido a principios del siglo XX, con un coste de 500.000 pesetas (3.000 euros), para convertirse en el Hotel Colón, un proyecto que nunca llegó a cuajar. Más de un siglo después, el objetivo de Olivo es volver a convertirlo en un hotel de alta categoría y más de cien habitaciones en sus cinco plantas, mientras que en la planta baja, en principio, se mantendría la tienda de Cortefiel. Lo que no está decidido es si el propio promotor murciano será quien explote el hotel o, por el contrario, lo alquilará a una gran cadena hotelera. Ya hay varias interesadas.

La última inversión de Tomás Olivo en Granada: el edificio de la antigua Telefónica | Javier Gea

 

EDIFICIO DE TELEFÓNICA

Ahora, la tercera gran inversión de Tomás Olivo en Granada se ha dirigido a otro edificio emblemático de la capital. Se trata del bloque que albergaba la antigua Compañía Telefónica, en la calle Reyes Católicos, en el número 55, muy cerca ya de Plaza Nueva. Aunque se desconoce el precio exacto de la operación, Telefónica tenía previsto en 2016 unos ingresos de alrededor de 10 millones de euros por la venta del inmueble. Tampoco se sabe aún el uso al que se destinará en un futuro próximo.

Esta construcción albergó la Central de Telefónica durante muchos lustros en Granada y, posteriormente, se transformó en un ciber-café y, últimamente, en un restaurante especializado en comida tipo kebab. Fue construido en 1928, según indica el archivo del Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico de la Junta de Andalucía, que describe el inmueble como “obra del arquitecto madrileño Paulino J. de Gayo, que fue el primero de hormigón armado construido en Granada. Se trata de una incursión de los estilos arquitectónicos de la época (Escuela de Chicago), en contraste con las reminiscencias historicistas que aparecían en los edificios contiguos de la Gran Vía. A pesar de la innovación, el edificio de tres fachadas y tres plantas más baja, sigue manteniendo elementos de composición clásica, como son la división en tres cuerpos, separados por cornisas, la arcada en el cuerpo alto, el remate decorativo de cada uno de los huecos. Tiene fachadas laterales a las calles Abenamar y Joaquín Costa y se destinó a la instalación de la central automática para la nueva red urbana y las oficinas de la compañía en Granada. Todo el edificio está estructurado con un conjunto de huecos de mayor dimensión, gracias a este nuevo sistema constructivo. Esta amplitud de los vanos y la contenida referencia a elementos historicistas, moldura de formas quebradas que enmarcan la portada y al uso de ménsulas tanto encima de ésta como de los vanos del primer y segundo piso, permiten que este edificio se diferencie en su fachada del resto de inmuebles de renta construidos en la calle Reyes Católicos”.

Centro Comercial Serrallo Plaza | Archivo GD

Además, Tomás Olivo aún no ha podido cerrar todas las operaciones que tiene pensadas en Granada. De hecho, hay una significativa que está pendiente: la compra del Centro Comercial Serrallo Plaza. La adquisición del Banco Popular por parte del Grupo Santander ha aplazado las gestiones que el promotor mantenía con el fondo de inversión para convertir estas instalaciones en un gran ‘outlet’ que completara la oferta que ya ofrece el Nevada. Sin embargo, aunque en la actualidad la operación está paralizada, Olivo no ha descartado esta idea y aún tiene previsto negociar con el Grupo Santander esta nueva adquisición para su imperio inmobiliario.
2.850 millones de patrimonio neto

El enorme crecimiento de Tomás Olivo y sus sociedades le han convertido ya en uno de los hombres más poderosos del país, tal y como aparece en la revista Forbes, con una fortuna personal que supera los 500 millones de euros. Se calcula que el patrimonio neto de su sociedad asciende a 2.850 millones de euros, según datos publicados por ‘El Mundo’, que lo sitúa en el undécimo lugar de los hombres más ricos de España. El año pasado sacó a bolsa a General de Galerías Comerciales, una SOCIMI (Sociedad Cotizada de Inversión en Mercados Inmobiliarios) que el mercado valora en esos 2.850 millones, lo que supone que tenga más valor que algunas empresas del Ibex 35.

Esta sociedad es propietaria de seis centros comerciales en Almería, Roquetas de Mar, Marbella, Mataró, Sanlúcar de Barrameda y Armilla. Antes de la salida a Bolsa, sus activos fueron valorados en 1.906 millones de euros. La empresa apenas tiene deudas bancarias. Además, en el Caribe es propietario del complejo residencial y de golf Guavaberry Golf Club SA, en San Pedro de Macorís (República Dominicana). Su principal activo es, precisamente, el centro comercial que posee en Marbella (680 millones de euros) y el segundo el centro comercial Nevada (540 millones).

Además de sus complejos comerciales y su campo de golf caribeño, es propietario de suelos urbanos o urbanizables, terrenos rústicos, edificios comerciales, naves, viviendas, locales, oficinas y garajes, ubicados principalmente en Andalucía y Cataluña. Se calcula que los ingresos anuales superan los 100 millones de euros, principalmente por el alquiler de sus inmuebles.

El gran lunar negro de su currículo fue su implicación en el conocido y mediático ‘caso Malaya’, aunque cabe destacar que fue procesado y absuelto.


Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.