Jueves, 30 Marzo, 2017

Tomar altas dosis de vitamina D puede beneficiar a las personas con esclerosis múltiple

Para el estudio, 40 personas con esclerosis múltiple remitente-recurrente recibieron 10.400 UI o 800 UI de suplementos de vitamina D3 por día durante seis meses

Foto: archivoGD
E.P.


image_print

Tomar una dosis alta de vitamina D3 es seguro para las personas con esclerosis múltiple (EM) y puede corregir la respuesta inmune hiperactiva del cuerpo, según concluye un estudio publicado en la edición digital de este miércoles de ‘Neurology’, la revista médica de la Academia Americana de Neurología.

Los bajos niveles de vitamina D en la sangre están vinculados a un mayor riesgo de desarrollar esclerosis múltiple y las personas que tienen esclerosis múltiple y bajos niveles de vitamina D son más propensos a sufrir mayor discapacidad y más actividad de la enfermedad.

Para el estudio, 40 personas con esclerosis múltiple remitente-recurrente recibieron 10.400 UI o 800 UI de suplementos de vitamina D3 por día durante seis meses, siendo la  cantidad diaria de vitamina D3 recomendada actualmente de 600 UI. Los análisis de sangre al inicio del trabajo y de nuevo a los tres y seis meses midieron la cantidad de vitamina D en la sangre y la respuesta de las células T del sistema inmune, que desempeñan un papel clave en la esclerosis múltiple.

Los efectos secundarios de los suplementos de vitaminas fueron menores y no fueron diferentes entre las personas que tomaban la dosis alta y las que tomaban la dosis baja. Un individuo de cada grupo tuvo una recaída de la actividad de la enfermedad.

Los que estaban en el régimen de dosis alta tuvieron una reducción en el porcentaje de células T relacionadas con la actividad de la esclerosis múltiple. Cuando el aumento de la vitamina D en la sangre era mayor de 18 nanogramos por mililitro (ng/ml), cada 5 ng/ml de incremento de la vitamina D llevó a una disminución del 1 por ciento en el porcentaje de células T interleucina 17 en la sangre, mientras que los enfermos con dosis bajas no presentaron ningún cambio en sus células T.

Aunque los investigadores aún están determinando el nivel óptimo de vitamina D en la sangre de las personas con esclerosis múltiple, los pacientes en el estudio que tomaron la dosis alta de vitamina D alcanzaron un nivel que se ha propuesto como objetivo para las personas con esclerosis múltiple.

Niveles de vitamina D por encima de 30 ng/ml se consideran suficientes para la población general, pero los científicos observaron que puede ser que en el caso de las personas con esclerosis múltiple se requieran niveles por encima de 50 ng/ml para reducir la actividad de la enfermedad. El grupo de participantes en el estudio que tomaba la dosis baja no alcanzó este objetivo.

“Estos resultados son emocionantes, ya que la vitamina D tiene el potencial de ser un tratamiento de bajo costo, seguro y conveniente para las personas con esclerosis múltiple –celebra el autor del estudio, Peter A. Calabresi, de la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins, en Baltimore, Maryland, Estados Unidos, y miembro de la Academia Americana de Neurología–. Se necesita más investigación para confirmar estos hallazgos con grandes grupos de personas y para ayudar a comprender los mecanismos de estos efectos, pero los resultados son prometedores”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *