Viernes, 21 Julio, 2017

            

Tom Harrell emocionó en el Festival de Jazz de Granada

Durante casi noventa minutos de espectáculo, el trio ofreció un repertorio de un total de ocho piezas, incluyendo la última canción de obligado cumplimiento a petición del público

Foto: Festival Internacional de Jazz / David Rodríguez Frías


image_print

El Festival Internacional de Jazz de Granada se despidió del Teatro Isabel La Católica con la actuación de uno de los artistas más interesantes y atractivos que han pasado los últimos años por este evento, Tom Harrell y su Trio of Life, completado por Ugona Ogkewo al contrabajo y Danny Grisset al piano y el Fender Rhodes.

La formación ofreció una noche en la que el cool estuvo más que presente y los instrumentistas intercambiaron roles constantemente dejando de tocar, acompañando, liderando la formación o tocando en solitario.

Durante casi noventa minutos de espectáculo, el trio ofreció un repertorio de un total de ocho piezas, incluyendo la última canción de obligado cumplimiento a petición del público, compuestas en su totalidad por el trompetista norteamericano y entre las que destacaron algunas como Bouquet, Roman Nights o Solar. La banda ofreció una demostración de versatilidad, abarcando una amplia gama de sonidos que abarcan desde el cool hasta el postbop, pasando por sonidos hardbop y modal mientras Tom Harrell y Danny Grisset alternaban trompeta y fliscorno y piano y Fender Rhodes respectivamente entre los aplausos de los asistentes.

Una de las notas características de la noche fue la gran actuación realizada  tanto por Ogkewo como por Grisset en las innumerables veces que Tom Harrell dejaba de tocar. Con Ugona lanzando propuestas siempre interesantes desde las cuerdas y Danny sabiendo reaccionar a ellas desde las teclas. Mientras, el trompetista oriundo de Illinois, permanecía en una posición central en el escenario, dirigiendo su mirada al suelo y tornándose cabizbajo y con hombros caídos para, pasados unos minutos, volver a levantar su instrumento y ejercer una intervención certera y precisa y cerrar el tema.

Así transcurrió la penúltima jornada de este XXXV Festival Internacional de Jazz, marchándose del Teatro Isabel La Católica tras la figura de uno de los mayores trompetistas del jazz actual que no sólo deleitó a los presentes con su técnica, si no que hizo que la figura de Chet Baker estuviera presente durante todo el concierto.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *