Lunes, 10 de Diciembre de 2018

            

Tinas, defensor del pueblo

El historiador del Granada CF, Ramón Ramos, realiza un homenaje al exjugador rojiblanco fallecido este jueves

Imagen del cuarto ascenso del Granada CF a Primera. Luis Sitjar de Mallorca, 28 de abril de 1968. Tinas es el segundo por la izquierda de pie
Ramón Ramos


image_print

En el Granada de entonces -los años sesenta- casi la mitad de la plantilla se formaba con jugadores que habían pasado por el Recreativo: González, Tinas, Santos, Almagro, Eloy, Barrachina, Ureña, Bombillar, Pancho, Ortega, Vílchez, Olalla, Román, Villalta, Gerardo, Ramiro… No es extraño, por tanto, que la misma proporción se mantuviera en la alineación titular, como atestiguan dos fotos históricas de esa década, las de los ascensos de La Rosaleda (González, Tinas, Santos, Almagro, Eloy) y Mallorca (Tinas, Santos, Barrachina, Almagro, Ureña) , en 1966 y 1968, que llevaron al club a Primera Division. Y en las dos ocasiones, Tinas entre aquellos once protagonistas.

Tinas, Antonio Aguado Tinas, que nos ha dejado este jueves, a los 78 años de edad. El ‘defensor del pueblo’. Del pueblo de Maracena, que en la época suministraba al Recreativo un buen número de jugadores, aunque de entre todos ellos (Espigares, Atienza, Hita…) solo Tinas llegó a Primera División. Es de esperar que ahora, con el desgarro reciente de su fallecimiento, el Ayuntamiento de Maracena disponga algún tipo de reconocimiento a uno de sus más ilustres hijos.

Que, sin embargo, había nacido en Salobreña, aunque sus raíces son maraceneras porque sus padres allí se trasladaron a poco del nacimiento de Antonio, que creció en el pueblo trabajando junto a sus progenitores en una frutería local, un negocio familiar que no abandonó ni siquiera cuando su nombre y su estampa estaban ya en los álbumes de cromos de Primera División.

Tinas jugó en el Granada desde 1964 a 1971, siete temporadas en el primer equipo, cuatro de ellas en Primera División, a las que hay que sumar otras dos en el Recreativo y una más cedido en el Calvo Sotelo de Andorra, mientras cumplía en Aragón el servicio militar. Como lateral o medio de cierre, según los sistemas futbolísticos que se operaban en la éoca, Tinas fue titular para Antúnez, Kalmar, Eizaguirre y Marcel Domingo. No así, con Joseíto en su primera temporada -la del ascenso en Mallorca- porque una lesión le impidió estar en la primera alineación de la Liga y como el equipo se puso líder, a Tinas le costó entrar en el once titular, al que accedió en las últimas y decisivas jornadas que llevaron al ascenso al Granada.

Defensa pegajoso y voluntarioso, de estilo rústico, de entrega en el campo dificultaba el lucimiento del delantero al que tocaba marcar. El primero de ellos, Amancio, frente al que Tinas debutó en Primera División, partido jugado en Los Cármenes el primer domingo de octubre de 1966. El Granada empató aquel partido y Tinas al ‘gallego brujo’ lo frenó, porque Amancio no dejó firma de gol en la meta local.

Para ese día, Tinas presentaba dos temporadas anteriores en Segunda División, la segunda de ellas con el brillante ascenso que el Granada culminó en partido de promoción en La Rosaleda. A Tinas, Kalmar esa tarde le confió la vigilancia de Otiñano, un menudo extremo ex madridista que figuraba en el Málaga y a quien no dejó rascar bola.

Hoy, cuando Tinas ya no está entre nosotros, su recuerdo se agiganta como ejemplo de aquellos futbolístas que veíamos nuestros, no solo quienes nacieron en Granada sino también tantos otros que vinieron de fuera y se insertaron en la ciudad donde todavía residen, entre otras cosas porque el equipo y el club era una prolongación de la ciudad y su afición. Tinas, defensor del pueblo.


Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Me acuerdo de esa época cuando el fútbol era más bonito que ahora, me acuerdo de aquellas alineaciones casi al completo. Un abrazo para su familia y quiero decirles que lo siento, porque se nos ha ido algo nuestro.