Lunes, 22 de Octubre de 2018

            

Su Santidad la Sanidad

Eva Tarancón


image_print

Hablemos, dejemos constancia hoy una vez más de la situación de la logopedia. 11 años de experiencia en la sanidad pública me permiten hablar con conocimiento de causa de este sistema sinsentido basado en la ley del mínimo esfuerzo, la verticalidad y el derroche. Un sistema de funcionariado que, por dios bendito, a ver cuando nos damos cuenta de que… ¡no funciona!

Los principales valores que se cultivan en un sistema de funcionariado son la desmotivación ,la desilusión y la competitividad .

Obviamente es una generalización. Gracias a dios hay servicios y equipos que se esfuerzan cada día por hacer bien su trabajo, pero eso no hace falta decirlo porque el propio usuario sabe quienes son puesto que lo perciben cada vez que van a su médico por la atención recibida, por su amabilidad o por su implicación, pero, sinceramente, son los menos.

Me remito a la famosa frase “Haz lo que amas, ama lo que haces”. Si esto no es así,  no funciona. Hacer durante 50 años lo mismo un día tras otro, sin incentivos, sin ganas de superarse, de aprender cosas nuevas, de reciclarse… No, este sistema no funciona. No se puede desempeñar bien un trabajo sin ilusión. Es así de sencillo. ¿Quién merma esa ilusión?  Si hablamos de la logopedia dentro de la sanidad pública ya nos llevamos la palma, si me permitís la expresión cotidiana.

Os voy a reflejar  algunas cifras. Según el Consejo General de Colegios de Logopedas, se estima que el 15,2% de la población global de española necesitará un tratamiento logopédico en algún momento de su vida. En la población adulta, entre los 18 y 65 años, los datos oscilan entre un 11,8 y un 14% de la población con necesidades de intervención logopédica.

Aproximadamente un 15% de los recién nacidos vivos, son susceptibles  de necesitar un tratamiento logopédico

Según datos de la Sociedad Española de Neonatología, en España los nacimientos prematuros aumentaron, un 36% en los últimos 20 años. El riesgo de parálisis cerebral en los pretérminos de muy bajo peso es del 10%.

En nuestro país nacen antes de tiempo cada año más de 30.000 bebés, de los cuales, la Asociación Española de Pediatría advierte de la necesidad  de atender a esta población en las secuelas que conlleva la prematuridad dentro de las cuales el logopeda ha de intervenir en la rehabilitación de la deglución/succión, dificultades del aprendizaje, desarrollo del lenguaje, succión, malformación de los órganos articulatorios…

Siguiendo con las cifras , el Consejo estima que el 25% de los niños en edad escolar recibirán asistencia en esta área durante su proceso educativo. Ahí están los datos, cifras reales que ponen de manifiesto la necesidad de logopedas en la sanidad pública. Actualmente hay 16 logopedas en los hospitales de la sanidad pública. Si la población de Andalucía es de 8.400000 habitantes, supondría que 1.260.000 tendrían necesidades de acudir a un logopeda en alguna etapa de su vida. Por lo tanto, la ratio de población es de 78.750 habitantes por logopeda. Las cuentas no salen. Y cuando hablo de la sanidad pública, hablo de hospitales, centros de atención primaria, residencias de ancianos, centros de atención temprana. La necesidad está creada. El mayor porcentaje de niños que acude a centros de atención temprana no son susceptibles de tratamiento psicológico; sí lo son sin embargo, de tratamiento logopédico.

El logopeda carece de bolsa de trabajo en la sanidad pública. No existe. Hay peluqueros, cocineros, costureros, personal de mantenimiento, fisios, enfermeros, médicos… pero no, bolsa de trabajo dentro del SAS no hay.

¿Eso que conlleva? Lo dejo a la imaginación de cada uno…

El logopeda debe estar presente en los servicios de rehabilitación, neurología, neumología (apnea del sueño),neonatología, cirugía pediátrica ,cirugía maxilofacial, otorrinolaringología, pediatría, unidad de cuidados intensivos, unidad de comatosos, salud mental y geriatría.

Contar con logopedas como parte de un equipo multidisciplinar de médicos y otros profesionales mejora la atención al paciente, no todo se puede curar con medicinas por desgracia, la rehabilitación coadyuva a dónde no puede llegar la medicina. La rehabilitación logopédica es esencial dentro de la salud porque, vuelvo a  repetir, la esencia del ser humano es la comunicación y comunicación es sinónimo de LOGOPEDIA.

¡Feliz semana!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.