Lunes, 24 Julio, 2017

            

“Sold Out” en el Primavera Sound

Air, Tame Impala o LCD Soundsystem, hacen las delicias de los asistentes

Uno de los escenarios del Primavera Sound durante la noche del jueves
David Marín Román


image_print

Jueves 2 de Mayo, primera jornada oficial del festival Primavera Sound en Barcelona. Afrontando el día con la ilusión del que acude como si fuera la primera vez, se observan pocos cambios en el Parc del Fòrum, cambio de patrocinio para uno de los escenarios más grandes, el H&M, nueva ubicación para la zona discotequera, ahora llamado Beach Club o Bowers & Wilkins Sound System. El lugar reservado a las sesiones de los dj´s, donde parece ser que los asistentes tendrán que caminar sobre una pasarela interminable, lo que agranda más si cabe el recinto e incentiva poco la asistencia del público a esta área.

La jornada con un clima excelente, comenzaba bien pronto en L´Auditori, a las 16:00h para ver la performance electrónica de Alessandro Cortini, colaborador de Trent Reznor y Nine Inch Nails, que destripa sus sintetizadores analógicos, que dan carácter a sus sonidos retorcidos ofreciendo al espectador junto a la parte visual, las proyecciones en forma de video una oscura y minimalista visión de la música electrónica industrial. Ciertos problemas de audio y la propia hora que hizo estragos en más de un asistente, hicieron algo soporífero   la actuación del italiano.

A continuación, en el NightPro, probablemente el escenario más pequeño del festival disfrutábamos de la actuación de la israelí Noga Erez, compositora, teclista, percusionista y productora. En tándem con un percusionista de calidad, un formato de moda sin duda, la del dueto con un percusionista electrónico, presentó sus canciones con gran sonido y mejor interpretación. Buen descubrimiento.

En el afán de buscar conciertos que dejaran satisfecha nuestra ansiedad por conocer grupos, nos topamos en el diminuto showcase de Ray-Ban Unplugged a los australianos Gangs of Youths. Este grupo fue anunciado la pasada edición, pero no llegaron a venir a Barcelona, tuvieron que posponer su gira por Europa, así que era el momento de escuchar a esta banda de rock festivo y de acordes positivos. David Le´aupepe es un devastador torbellino de fuerza y pundonor que te deja exhausto solo de verle vaciarse en escena. Con un sonido más que trabajado, ya han cautivado a la prensa internacional por su trabajo en estudio. Podemos afirmar, que su trabajo en el directo es más intenso si cabe y con resultados del todo positivos.

Tras un breve paro para repostar líquidos y sólidos, nos dirigimos al escenario H&M donde en breve realizan su entrada el dúo francés Air, Nicolas Godin y Jean-Benoît Dunckel, perfectamente de blanco acompañados por un teclista y un batería hicieron del pop algo sublime. Estética cuidada al máximo detalle, interpretaciones alcanzando la perfección, sonido alucinante, no hay peros a la actuación de los franceses y su idilio con la electrónica sutil de calidad. Una verdadera obra de arte musical. Si ya es una delicia descubrir los temas de este dúo, disfrutarlos en directo es sin duda un producto redondo.

Posteriormente llegaron los australianos más psicodélicos, los surferos más famosos del pop rock independiente. Hablamos de los Tame Impala, que hoy nos tenían preparado un concierto de luz y color sin igual. La fiesta de la psicodelia moderna estaba servida. Presentado su último trabajo en estudio “Currents”. Temas más electrónicos si cabe, que profundizan en el pop más moderno, sostenido por la psicodelia de los sesenta y setenta. Sin duda un conciertazo, antes y después del parón producido por un fallo en la PA de escenario. Resuelto a tiempo antes de que se fuera el personal y sorprendentemente retomado en el mismo punto donde se quedaron, como si dejaran su nacionalidad de lado para adquirir la suiza. A nuestro modo de ver, este parón afectó momentáneamente a los asistentes, pero ellos lo solventaron con magistral mano izquierda.

Acto seguido eran LCD Soundsystem quienes comenzaban su actuación en el escenario Heinecken. Capitaneados por James Murphy, los neoyorquinos iban distribuyendo temazos bailables que realizaban con soberbia maestría. Ese punk funk que se denominó a la música ofrecida por LCD Soundsystem. Si es cierto que un aroma rancio rezuma de su audio, como si su música fuera añeja aún producida en el día de hoy.

Y por último, para cerrar la noche, ya con un dolor de rodillas extremo, en el escenario Ray-Ban teníamos el placer por tercera vez en el Primavera Sound de ver a los Battles. El trio neoyorquino experimenta recuperando su música instrumental, dejando las voces de lado y utilizando los efectos y la repetición hasta la saciedad. Una colección de texturas minimalistas y locos ritmos entrecortados claramente producto del free jazz o de la música de vanguardia.

Una excelente jornada que nos deja un pensamiento de cara a próximas ediciones, ¿puede o debe continuar el Primavera Sound con su continua expansión? ¿Hacia que modelo de festival quiere dirigirse?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *