Miércoles, 29 Marzo, 2017

Sindicatos piden medidas “de urgencia” para paliar el “aumento de agresiones” a trabajadores penitenciarios

Uno de los empleados públicos, según los sindicatos, "recibió un cabezazo del mencionado interno que le hizo caer al suelo"



image_print

Los sindicatos CSI-F, APFP y CCOO han exigido este domingo “medidas de urgencia” ante el “aumento de agresiones hacia los trabajadores penitenciarios”, del que responsabilizan a la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias en gran medida por “su mala gestión en política de personal”.

Así, piden “medidas de urgencia como la de aumentar la oferta de empleo público para Instituciones Penitenciarias y, de forma provisional, paliar el problema con funcionarios en prácticas”, han indicado en una nota en la que alertan de una “brutal agresión” supuestamente cometida por parte de un interno del módulo cuatro esta misma semana en la cárcel granadina de Albolote.

Como consecuencia del “aumento de las agresiones” que se está produciendo contra los empleados públicos que trabajan en las cárceles, Gobierno y sindicatos –APFP, CCOO y CSI-F– negocian desde 2013 un protocolo “antiagresiones” para todos los trabajadores de la Administración General del Estado, protocolo que de momento está “estancado”, porque el Ejecutivo “no quiere incluir en él a los 24.000 empleados públicos que trabajan en las prisiones españolas”, colectivo que sufre “el mayor número de agresiones, una agresión cada dos días”, según han informado los citados sindicatos en una nota.

Esta crítica viene a raíz de que los delegados de CCOO, CSI-F y APFP del Centro Penitenciario de Albolote hayan denunciado que el pasado día 22 dos funcionarios fueron objeto de una “brutal agresión” por parte de un interno del módulo cuatro, de “extrema peligrosidad”.

Uno de los empleados públicos, según los sindicatos, “recibió un cabezazo del mencionado interno que le hizo caer al suelo, mientras que el otro funcionario recibió un fuerte codazo en la cara, teniendo que ser atendido el primero de ellos por el médico de guardia para efectuarle una primera valoración de su lesión”.

Así, los sindicatos han señalado que se da “la fatal coincidencia” de que se han efectuado varios informes negativos, tanto en 2014 como en 2015, sobre la conducta “violenta y altamente peligrosa” de este interno. Unos informes “elaborados tanto por el educador como por los funcionarios del departamento, dirigidos al director del Centro como al subdirector de Seguridad, sin que se hayan tomado medidas que pudieran paliar la potencial peligrosidad del mencionado recluso”.

Todo ello ha dado lugar, según los sindicatos, a este “desgraciado” incidente que ha motivado su crítica. Tanto APFP, CCOO y CSI-F han responsabilizado a la Dirección del Centro de esta “brutal agresión”, por “no haber adoptado las medidas preventivas adecuadas al perfil altamente conflictivo” del interno, ya que “en numerosas ocasiones avisó de sus siniestras intenciones de agredir a los funcionarios”.

Asimismo, han indicado que la plantilla de Albolote tiene un déficit de 38 empleados y, si no se aborda “seriamente” el problema a corto plazo, durante este año está previsto que “disminuya la plantilla en otros 21 empleados”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *