Viernes, 22 Septiembre, 2017

            

Sindicatos de la cárcel de Albolote prevén episodios “peores” al de la muerte de un preso que “se veía venir”

Denuncian que diariamente hay un solo funcionario por módulo para atender a más de 100 internos

Centro penitenciario de Albolote | Archivo GD
E.P


image_print

La plataforma sindical de la prisión de Albolote (Granada) –en la que se integran CCOO y UGT, Acaip y APFP– ha lamentado la muerte violenta de un preso en la tarde de este pasado jueves en la citada cárcel tras ser apuñalado por otro, y ha augurado episodios “peores” al de este suceso que, por otra parte, entiende que “se veía venir”.

Así lo señala la plataforma en un comunicado en el que subraya que lleva “dos años denunciando que el hacinamiento de la cárcel de Albolote, unido a la endémica falta de personal, constituía un cóctel explosivo que afectaba de lleno a la seguridad integral de la prisión, abarcando por igual negativamente tanto a funcionarios como a internos”.

Al hilo del referido suceso, la plataforma lamenta “profundamente la pérdida de una vida humana”, pero apostilla que “se veía venir y es tan sólo el principio, ya que auguramos episodios y tiempos aún peores, de seguir por estos derroteros”.

Además, hace “responsables de este incidente a los gestores de la administración penitenciaria, por hacer oídos sordos a todas nuestras denuncias y propuestas para revertir la situación –aumento de personal, cierre de departamentos y traslado de internos–“, así como “respecto de lo que pueda suceder en lo sucesivo”.

En esa línea, los sindicatos señalan que “donde debe haber cinco funcionarios por complejo para atender a dos departamentos (cerca de 240 internos), hay tan sólo cuatro o tres, teniendo uno de ellos que hacerse cargo de la apertura informática de puertas como elemento clave de la seguridad del complejo”.

Ello implica, según añaden, que diariamente hay un solo funcionario por módulo para atender a más de 100 internos. Además, aseguran que “tampoco hay funcionarios suficientes para realizar cacheos, traslados de internos y las distintas actividades”.

“Todo se realiza prescindiendo de las normas y protocolos de seguridad para que la prisión salga adelante”, según los sindicatos, que apuntan que “el desánimo entre los trabajadores penitenciarios es mayúsculo, sobre todo cuando se observa una imparable degradación de nuestro servicio público debido a unos recortes bestiales en los que se han perdido miles de funcionarios”.

Desde la plataforma critican que “el director, el subdelegado del Gobierno, el secretario general de Instituciones Penitenciarias y el ministro se benefician a costa de nuestro esfuerzo –sacando por nuestra cuenta el trabajo malamente y con cada vez menos efectivos–, mientras que nosotros y los internos nos podemos jugar la vida a diario”, dicen los sindicatos, apostillando que “a nuestros superiores les da lo mismo”.

“Se afanan en deslegitimar nuestras denuncias negando lo evidente y en maquillar la situación”, agregan desde la plataforma, desde donde prevén que “nuestros responsables probablemente ahora intentarán de manera inquisitorial derivar la responsabilidad de lo sucedido en la actuación de algún funcionario a modo de cabeza de turco por cualquier cuestión menor o excusa, a pesar de conocer las malas condiciones en las que desempeñamos nuestra labor”.

“Mientras eso sucede muere gente entre los muros de la cárcel y trabajamos 24 horas continuadas de manera normalizada los funcionarios a petición del director, estando ello prohibido salvo en casos excepcionales, incluidos funcionarios en prácticas”, dicen los sindicatos.

Desde la plataforma concluyen haciendo “mención especial” al actual subdelegado del Gobierno en la provincia de Granada, Francisco Fuentes, “el más insensible con el ámbito penitenciario de todos los que hemos tenido en los últimos tiempos a pesar de que responsabilidad suya es lo que afecta a más de 500 empleados públicos y a más de 1.500 personas privadas de libertad”. Los sindicatos critican en esa línea que “aún no se ha dignado a reunirse con nosotros” y se preguntan “si tendremos que morir alguno para ello”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *