Martes, 26 Septiembre, 2017

            

Diego Costa le arrebata un punto al Granada

El conjunto rojiblanco mereció más en el Calderón ante un Atlético de Madrid que resolvió el duelo en una acción a balón parado.

Manuel Herrera @manuelherrerapr


image_print

El partido y el ambiente favorecían al Atlético, henchido de moral tras su recién adquirido liderato, pero el Granada se resistió a ser una presa fácil. Los hombres de Lucas Alcaraz dieron una lección de orden y seriedad en el Calderón y tan solo cayeron víctimas del acierto local a balón parado. El equipo nazarí capituló al final, pero se mantuvo en pie durante los noventa minutos y compitió donde muchos se fueron con las orejas gachas después de perder el partido en la primera media hora.

El Granada aguantó con entereza hasta que el Atlético, en uno de sus múltiples recursos, tumbó la muralla nazarí a balón parado. Foulquier, que había entrado tras el descanso, cedió un córner innecesario y José Sosa, apenas diez minutos después de ingresar en el campo, le puso la pelota en la cabeza a Diego Costa. El brasileño no falló en el área, su hábitat natural, y fulminó al equipo de Lucas Alcaraz, incapaz ya de reaccionar.

Hasta entonces, el guion había seguido los designios marcados por los visitantes, conscientes de la necesidad de armar a su equipo desde un primer momento para tratar de frenar las acciones de su rival, capaz de hacer daño en estático y a través de las cabalgadas de sus delanteros. El Granada se pertrechó atrás, con las líneas muy juntas, agarrado a su manual de estilo como visitante y seguro a la hora de manejar la pelota: sin profundidad, pero con precisión. Sin asumir riesgos.

Ante esta circunstancia, el Atlético vio frenado su ímpetu inicial y tras perdonar al Granada en una doble acción de Villa y de Arda Turan comenzó a percibir que iba a ser muy complicado resolver el atasco provocado por la propuesta de su rival. Los locales se esforzaron por romper las líneas nazaríes, pero los hombres de Alcaraz no cedieron un solo centímetro. Apoyados en su idea, protegieron su guarida y acumularon posesiones que rompieron, de forma constante, el ritmo de los de Simeone.

Además, el equipo de Alcaraz salió al contragolpe cuando las circunstancias invitaron a ello y generó tensión en el Atleti, sobre todo gracias a la conexión norteafricana compuesta por Brahimi y El Arabi. El argelino rompió a Juanfran en una constante sucesión de gambeteos, eso sí, casi siempre estériles, mientras que el marroquí fue un incordio para Miranda y Godín y tuvo las dos más claras para poner por delante a los suyos. Pero mandó sus dos remates ligeramente desviados.

Así, con Diego Costa y Villa atados por las ayudas defensivas de los nazaríes el choque llegó al descanso empatado y envuelto en la incertidumbre generada por el contexto en el que se estaba desarrollando el juego. Alcaraz, previsor, sentó a Brayan Angulo, que estaba amonestado e introdujo a Foulquier en el lateral zurdo para tratar de mantener el nivel de intensidad defensiva.

[ot-caption title=”” url=”http://granadadigital.es/wp-content/uploads/2014/03/DSC_1211-Granada-CF-Brahimi.jpg”]

El duelo se mantuvo en una tendencia similar y Simeone, inquieto, decidió introducir en el campo a Sosa y a Diego para tratar de imprimir velocidad a un Atlético de Madrid que se topaba una y otra vez con el orden granadinista. Con los talentosos futbolistas sudamericanos sobre el césped, los colchoneros elevaron el nivel y achantaron al Granada, que pasó a defender veinte metros más atrás, con el peligro que ello conlleva.

En esta coyuntura, Foulquier, nervioso ante el ímpetu de sus rivales e instado por el rugido de un Calderón enfervorecido, cedió un córner que, a la postre, fue la tumba de las opciones del Granada. Diego Costa, bien frenado por Nyom, Coeff y Murillo en su habitual despliegue de desmarques, aprovechó un gran balón de Sosa para poner por delante a los suyos.

A raíz del tanto, los hombres de Alcaraz trataron de irse arriba y acumularon más gente en territorio rival, pero fue en balde. El Atlético, sabedor de lo que se jugaba en el envite, impidió cualquier atisbo de reacción y terminó por derribar a un Granada que mereció más por su consistencia, pero que cayó víctima de su inoperancia ofensiva y del recurso a balón parado de Diego Costa.

FICHA TÉCNICA: 

Atlético de Madrid: Courtois; Juanfran, Miranda, Godín, Insúa; Gabi, Tiago, Cebolla (Sosa 54’), Arda (Diego 59’); Villa (Raúl García 66’) y Diego Costa.

Granada CF: Roberto; Nyom, Coeff (Ighalo 80’), Murillo, Angulo (Foulquier 46’); Iturra, Fran Rico, Recio; Brahimi, El Arabi, Riki (Buonanotte 72’).

Goles: 1-0, min. 62: Diego Costa, a la salida de un córner.

Árbitro: Dirigió la contienda el colegiado valenciano Juan Martínez Munuera. Amonestó, por parte del Atlético de Madrid, a Gabi (41’) y del lado del Granada a Angulo (28’), Coeff (38’) y Brahimi (43’).

Incidencias: Partido correspondiente a la trigésima jornada de la Liga BBVA, disputado en el Estadio Vicente Calderón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *