Martes, 26 Septiembre, 2017

            

Si yo fuera alcalde…

¿Qué Granada quieres? ¿Qué harías si fueses alcalde de Granada? Déjanos tu comentario y podrás ganar una de las 4 entradas dobles para Kinépolis que sorteamos.



image_print

En un año en el que se celebrarán elecciones municipales planteamos a nuestros lectores que se pongan en la piel del alcalde de Granada. Dirigir la ciudad exige una serie de decisiones que pueden beneficiar o perjudicar las necesidades de los ciudadanos.

PARTICIPAR

¿Qué le hace falta a Granada? ¿Qué necesitan sus barrios? ¿Qué te gustaría que se hiciese en nuestra ciudad? ¿Qué harías si fueras alcalde de Granada? Déjanos tu comentario en esta noticia, en nuestro Facebook y a través de Twitter con el hashtag #SiYoFueraAlcaldeGD mencionando a @GranadaDigital. El día 6 de enero publicaremos todas las propuestas recibidas y los ganadores del estupendo premio que detallamos a continuación.

SORTEO

Entre todos los participantes sortearemos 4 entradas dobles para Kinépolis a disfrutar durante el mes de enero. Participa e indícanos qué Granada quieres.

Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Si yo fuera alcalde de Granada, recuperaría un aspecto medieval muy atractivo reconstruyendo detalles como el arco que había en la plaza Bib-Rambla y que daba paso a la catedral. La ciudad seguiría siendo muy turística y más bonita (si cabe). Pero también volvería a ser de todos y, en definitiva, una ciudad. Con un centro accesible al que pudieran volver una gran variedad de negocios y que todos ellos tuvieran posibilidades de prosperar (hoy para demasiada gente ir al centro es una odisea y de las caras). Recuperaría todo lo bueno que una vez tuvo: esa ciudad económica y rica en gentes; esa ciudad de todos en la que no necesitabas ser rico para poder entrar y aparcar. Sólo ser persona y, si sólo tenías dos euros, los podías gastar en una tapa en vez de quedarte en tu casa por el dichoso parking. Gracias a cosas como esa Granada fue la ciudad anticrisis que nos han quitado cuando más la necesitábamos. Llena además de cultura universal, era la ciudad del mundo amada por todos. También tus amigos podían venir a verte si vivías en el centro sin mirar el reloj y sin miedo a multazos. Cuidaría de las zonas que por ser muy antiguas no podrían soportar el tránsito de tráfico moderno, eso sí, pero no por ello extendería ese precepto a toda la ciudad. Ya que entonces dejaría de ser una ciudad viva para convertirse en una especie de Hispalis con bares para ir de visita. De modo que devolvería las calles a los ciudadanos, recuperando esos aparcamientos que les quitaron con obras absurdas de vías estrechadas hasta el absurdo, con maceteros absurdos y rotondas cercadas con cadenas igual de absurdas. ¿Acaso alguien preguntó a los ciudadanos qué les parecía todo eso? Se acabarían esos rodeos interminables en los que sólo se puede pasar por una única vía y volveríamos a la ciudad eficiente, con un tráfico también más eficiente. Por otro lado y, para que no se me olvide lo que es una ciudad, como alcalde iría a trabajar al centro como uno más. Así se evitarían más restricciones absurdas porque yo mismo me daría cuenta de que no son prácticas. Seguramente recaudaría menos en multas por el mismo motivo pero, al prosperar más y mejor los negocios, la ciudad sería más rica y al final sería bueno para todos también. Sé que a los negocios hoy en día les meten un montón de impuestos abusivos, que podría emplearse en gastos como la insonorización de los propios locales y cosas así. El ayuntamiento estaría al servicio de todos los ciudadanos, asegurándose de que todo fuera mejor, en lugar de reducirse a un problema y un agente recaudador.

  2. Si yo fuera alcalde de Granada, recuperaría un aspecto medieval muy atractivo reconstruyendo detalles como el arco que había en la plaza Bib-Rambla y que daba paso a la catedral. La ciudad seguiría siendo muy turística y más bonita (si cabe). Pero también volvería a ser de todos y, en definitiva, una ciudad. Con un centro accesible al que pudieran volver una gran variedad de negocios y que todos ellos tuvieran posibilidades de prosperar (hoy para demasiada gente ir al centro es una odisea y de las caras). Recuperaría todo lo bueno que una vez tuvo: esa ciudad económica y rica en gentes; esa ciudad de todos en la que no necesitabas ser rico para poder entrar y aparcar. Sólo ser persona y, si sólo tenías dos euros, los podías gastar en una tapa en vez de quedarte en tu casa por el dichoso parking. Gracias a cosas como esa Granada fue la ciudad anticrisis que nos han quitado cuando más la necesitábamos. Llena además de cultura universal, era la ciudad del mundo amada por todos. También tus amigos podían venir a verte si vivías en el centro sin mirar el reloj y sin miedo a multazos. Cuidaría de las zonas que por ser muy antiguas no podrían soportar el tránsito de tráfico moderno, eso sí, pero no por ello extendería ese precepto a toda la ciudad. Ya que entonces dejaría de ser una ciudad viva para convertirse en una especie de Hispalis con bares para ir de visita. De modo que devolvería las calles a los ciudadanos, recuperando esos aparcamientos que les quitaron con obras absurdas de vías estrechadas hasta el absurdo, con maceteros absurdos y rotondas cercadas con cadenas igual de absurdas. ¿Acaso alguien preguntó a los ciudadanos qué les parecía todo eso? Se acabarían esos rodeos interminables en los que sólo se puede pasar por una única vía y volveríamos a la ciudad eficiente, con un tráfico también más eficiente. Replantearía las rutas del autobús escuchando las demandas de la gente. Por otro lado y, para que no se me olvide lo que es una ciudad, como alcalde iría a trabajar al centro como uno más. Así se evitarían más restricciones absurdas porque yo mismo me daría cuenta de que no son prácticas. Seguramente recaudaría menos en multas por el mismo motivo pero, al prosperar más y mejor los negocios, la ciudad sería más rica y al final sería bueno para todos también. Sé que a los negocios hoy en día les meten un montón de impuestos abusivos, que podría emplearse en gastos como la insonorización de los propios locales y cosas así. El ayuntamiento estaría al servicio de todos los ciudadanos, asegurándose de que todo fuera mejor, en lugar de reducirse a un problema y un agente recaudador.

  3. Si yo fuera alcalde trataría de repartir los recursos. El centro de Granada esta precioso, limpio, ordenado y ahora en Navidad iluminado adecuadamente,muy bonito . Pero si sales de Puerta real , Recogidas, Reyes Católicos y Ganivet todo esta muerto. Las calles apagadas, sucias . Los exteriores descuidados, llenos de pintadas.Las rotondas de las zonas más externas de la capital dejan que desear y los jardines medio muertos. En Navidad las luces ni las vemos y los calles están más pobres. Granada tiene que ser bonita en conjunto, no en tres calles y media. Se lo merece y además, todos pagios los impuestos.

  4. Si yo fuera alcalde primero quitaría el caballo de lo alto del ayuntamiento. Dejaría de cerrar obras y volverlas a abrir. Jamás hubiera consentido hacer un metro /tranvía inútil para esta ciudad tan chica que al final, por ejemplo,al campus universitario de Cartuja, no llega. Y ya que han decidido hacerlo y cargarse en tiempos de crisis un montón de negocios, por lo menos cumple los plazos. Que es como todo: Campus de la salud, muerto de risa, autovía de la costa: obra de faraones con 10 años de retraso y que se ha quedado obsoleta antes de las abrirla .. Y así una larga lista.
    Ayudaría con arreglos y nuevas infraestructuras a los barrios más desfavorecidos. Vigilaria como están las comunicaciones entre pueblos cercanos a la capital, con la capital : llamense líneas de autobuses más frecuentes, mejor Internet.
    Quitaría organismos inútiles tanto en la capital como en los pueblos así como concejales, ediles etc. Que no hacen nada, más que chupar del bote.
    Daría importancia y ayudas a los colegios subvencionados que en toda la provincia hay muchos y ayudas, pocas.
    Sacaría oposiciones con más frecuencia y no cada muchos años.
    Más incentivos y ayudas a la formación profesional.
    Y sobre todo, ESCUCHARÍA más a los ciudadanos.

  5. Acabaria con las rejas y las puertas en los parque y plazas publicas que son un derecho de disfrute de la ciudadania y reformaria las Ordenanzas Municipales de Convivencia porque para mi que son las de la anticonvivencia y la represion, nuestra Granada es para vivirla y poder disfrutar del solecico del Albaicin sin que la policia local te trate como aún delincuente.

  6. Si yo fuera alcalde, cambiaria el sistema de autobuses basado en la LAC. Me parece un atraso que en una ciudad tan pequeña como Granada tengamos que estar haciendo 2 o 3 trasbordos para ir de un lugar a otro. Con lo bien que iban los autobuses antes… Ahora se tarda más y es más incomodo, sobre todo para la gente mauor