Sábado, 21 enero, 2017

“Si juegas al rugby, nunca vas a dejar a un amigo en el suelo”

"El rugby es humildad, es coraje, es respeto, es combatividad, es perseverancia. Hace más de cuarenta años que empecé a jugar y aún no he perdido la pasión"

Manuel Herrera @manuelherrerapr // Foto: Roman Callejón @RomanCallejon


image_print

La imagen del entrenamiento del equipo de rugby del CD Universidad de Granada es desoladora. Tan solo un pequeño foco deshace las tinieblas y permite ver, a duras penas, un campo en mal estado y rodeado por un conjunto de cipreses que le añade dramatismo a la foto. Es uno de los primeros días de frío, pero los jugadores no parecen resentirse.

Es miércoles por la noche, y en el horizonte está el partido del domingo. El Helvetia sevillano visita el campo de hierba natural del Campus de Fuentenueva, un recinto que vivió tiempos mejores. El grupo se conjura para tratar de salir de la última plaza a costa de su rival hispalense. Ambos pelean por no descender de la División de Honor B, la segunda categoría nacional.

Fat, que no quiere que se le asignen apellidos a su nombre, es el entrenador de los delanteros del equipo. Es francés, por lo que viene de un país en el que el rugby es poco menos que una religión: “No existe una cultura sobre este deporte en España, no hay escuelas”, reflexiona el técnico, que llegó a Granada por petición de su mujer. Ahora ejerce como terapeuta y gestiona una tienda de muebles.

Rugby DSC_0353

Acaba de dirigir el penúltimo entrenamiento antes del partido del domingo, y, junto a él, por la zona de Paseíllos Universitarios, camina su hijo: Un joven fuerte, de 14 años. También juega al rugby en uno de los equipos de cantera del club: “Desde hace cinco años, venimos desarrollando un proyecto en Granada. Nuestro sueño es llegar a tener instalaciones propias, pero de momento no tenemos ni dinero, ni patrocinadores. Eso sí, contamos con equipos en todas las categorías”, defiende, orgulloso Fat.

LOS VALORES DEL RUGBY

El entrenador francés habla con pasión de un deporte al que ha dedicado 42 años a lo largo de su vida: “El rugby es humildad, es coraje, es respeto, es combatividad, es perseverancia. Hace más de cuarenta años que empecé a jugar y aún no he perdido la pasión”, reivindica Fat, que llegó a ser profesional. Y añade: “El rugby te va a obligar a ser tú mismo, te pone la cabeza en su sitio”.

El responsable de los delanteros del CD Universidad de Granada habla en un tono elevado y seguro: “Si juegas al rugby, nunca vas a dejar a un amigo en el suelo”.

UN SACRIFICIO DIARIO

Rubén Arenas juega de ala en el equipo del CD Universidad de Granada. También entrena a la sección femenina senior del club. A la vez, termina sus estudios de pedagogia, una formación que le servirá para complementar su título de Magisterio. A veces es difícil sacar tiempo: “Estamos entre los 30 o 40 mejores equipos de España, pero este es un deporte amateur e intentamos esforzarnos para poder entrenar tres veces a la semana”, explica.

Rugby DSC_0358

Como su entrenador, el jugador granadino defiende los valores de un deporte del que se dice que es una disciplina de bestias practicada por caballeros: “Quien ha probado éste y otros deportes, te dirá que se queda con el rugby. Es una escuela de valores. Yo llevo desde los once años”.

Su testimonio y el de su entrenador son relatos de la pasión por un deporte que es minoritario en España, pero que sus protagonistas defienden a capa y espada. Por el momento, el tenebroso campo de Fuentenueva seguirá siendo el único testigo de los progresos del rugby en Granada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *