Domingo, 19 Noviembre, 2017

            

“Si el ruido que genera el metro por la noche pasa de 30 decibelios, la administración tendrá que poner una solución” | Vídeo

La Asociación Calle Aristóteles de Armilla, creada a raíz del funcionamiento del metro, intenta lidiar con los problemas que les genera este medio de transporte | Ruido e inseguridad son las principales quejas de los residentes

El metro a su paso por la calle Aristóteles de Armilla | Imagen: José L. Moreno
José L. Moreno | @morenoluaces


image_print

Son las cinco de la tarde. Hay poca gente en la calle Aristóteles de Armilla. Una zona residencial tranquila, familiar y moderna. Se puede deducir que la calle está hecha para los peatones. El tráfico es escaso y el metro pasa por medio del paseo. Es una de las arterias del municipio, ya que conecta la calle Fernando de los Ríos con la zona del C.C. Nevada Shopping. Parece una vía perfecta para vivir en familia, en paz y armonía. Hasta que intentas seguir una conversación mientras pasa el metro. En ese momento hay que interrumpir la charla con los vecinos.

“Al principio teníamos un problema con la velocidad y se modificó. Se puso un máximo de 20 km/h. Pero, ahora, hay molestias con los ruidos de la curva -calle Aristóteles esquina Fernando de los Ríos- y estamos en ello”, nos confiesa tras abrirnos la puerta de su casa uno de los miembros más activos de la asociación que lleva el mismo nombre que la calle, aunque el suyo prefiere no revelarlo.

“Levamos varios días que se ha arreglado pero volverá, porque tiene que ver con los engrases de la vía. La solución es que engrasen con la periodicidad que corresponde para que no suene”, subraya este vecino, que afirma tener contacto casi semanal con el Metropolitano de Granada, que atiende sus quejas con fluidez.

El metro a su paso por calle Aristóteles | Foto: José L. Moreno

Ahora, el tema plantea un nuevo escenario. El sonido que realiza este medio de transporte al pasar por la noche, cuando la ciudad duerme y el sonido es escaso, está en fase de estudio. La propia empresa del metro ha realizado mediciones en los dormitorios de cinco viviendas de esta calle, el punto más conflictivo en este tema. “Vamos a ver el resultado de las mediciones porque es un chirrido muy molesto cada diez minutos. Lo que queremos es que, si se sobrepasa de lo que es legal, se ponga una solución. Si lo legal son 30 db en horario nocturno, la administración tendrá que poner las soluciones que crea oportunas para no sobrepasar ese nivel. El ruido del metro no puede rebosar ese tope, es lo que marca la ley”, relata este vecino, muy involucrado en el tema y en la asociación creada para solventar esta dificultad para la convivencia, entre otras. En una semana estas personas, que viven en la calle Aristóteles de Armilla, deberían tener los resultados del estudio en sus manos.

“Se nota más a las siete de la mañana y once de la noche, pero se nota siempre. Es un ruido que oyes venir poco a poco. Es más molesto por la noche, sobre todo en el fin de semana que pasa hasta más tarde. Imagino que en verano cuando tengamos ventanas abiertas mucho más”, nos cuenta con gusto otra vecina a la que hemos llamado a su puerta. Tampoco nos da su nombre, no quiere interferir en las soluciones que tiene que poner la administración en sus viviendas.

Problemas de espacio y seguridad

El metro pasa por medio de esta calle y las aceras, a los lados de las vías, han quedado para la convivencia de peatones y vehículos. “Vienes andando por ahí, cruzas tu esquina tranquilamente por la acera y te pega el susto un coche. En teoría solo puede pasar propietarios de esta zona y transporte público, pero me parece que pasa el que le da la gana”, comenta a Granada Digital otro vecino que se mantiene en el anonimato mientras pasa un taxi rozando nuestra espalda y otro vehículo pasa por encima de las vías. “Nos dijeron que las cámaras iban a multar, pero no han multado a nadie. La Policía Local ya me dijo que no iba a multar “, subraya impetuoso.

Un coche pasa por encima de las vías del metro mientras hablamos con un vecino | Foto: José L. Moreno

“Los coches pasan pegados a la casa, abres la puerta y te afeitan. Y el problema es que no hay espacio para una acera, entonces peatones y coches tienen que convivir”, nos indica Jesús, de los pocos residentes de la zona a los que no les importa desvelar su identidad.

Uno de los cruces peligrosos de la zona | Foto: José L. Moreno

Porque los que también deberían dar solución o mediar en el conflicto, a veces, echan más leña al fuego. “La Policía Local de Armilla Y Guardia Civil aparcan encima de la acera. Ya se les reclamó que no lo hicieran, pero lo siguen haciendo. Tienen una zona para aparcar y el problema es que si voy con mi hija en el carrito tengo que invadir la plataforma del metro para poder pasar”, habla Jesús mientras baja del rellano de su puerta para explicar ‘in situ’ la problemática.

 

Un coche de la Guardia Civil aparcado en la vía, una de las quejas de los vecinos | Imagen: José L. Moreno

Soluciones

El vecino más activo en la asociación y canal de comunicación entre residentes y entidad pública confiesa que si el problema de los decibelios no es legal, la administración tendrá que costear una solución y advierte que la inversión deberá de ser para solventar el conflicto, nunca para callar bocas. “No quereros compensación. La intención es que todos convivamos con el metro, que no tengamos molestias. Si tenemos molestias que las solucionen, pero no aceptaríamos los problemas por una compensación. En ningún momento es el planteamiento, ni nos interesa”, contesta con rotundidad, a la espera del estudio de ruido que hará plantear un nuevo escenario si el paso del metro está fuera de la legalidad en cuanto a decibelios se refiere.

 

Si no puede visualizar el vídeo haga clic aquí

Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Entonces, a ver si lo he entendido: cuando el tráfico genera un ruido mucho mayor a 30 dB en las casas, ningún problema. Cuando un medio de transporte público genera menos ruido que el tráfico, y sólo cuando circula, en este caso, un metro, entonces es un problema gravísimo.

    Vamos a mirar en qué zonas, tanto de la ciudad de Granada como de otras, se superan con creces los 30 dB, pero sin diferenciar si quien lo genera es transporte público o coches, y nos daríamos cuenta de que esto es una nimiedad en comparación, con todo el respeto a los vecinos.

  2. El problema de los coches pasando por donde no deben no es exclusivo de Aristóteles.En Francisco Grande Covián lo sufrimos de forma aguda y no hay cámaras que den testimonio.La calle es notablemente más estrecha que Aristóteles.Aquí sí que nos ” afeitan”.