Miércoles, 13 Diciembre, 2017

            

Semana grande

Por fin el aficionado rojiblanco puede mirar la clasificación y ver que debajo del Granada ya no existe la nada

Lance del juego durante el Granada-Sevilla | Foto: Antonio L. Juárez
Rubén Cañizares @Ruben_Canizares


image_print

Siete meses después de su última victoria, el Granada parece haber roto la hucha. Ganó a mediados de semana a Osasuna (1-0), en el partido de ida de la Copa del Rey de la ronda de dieciseisavos. Y, los más importante, logró el sábado su primera victoria de la temporada, un triunfo de tronío ante uno de los equipos más en forma de Europa, el Sevilla de Sampaoli (2-1). Semana grande en la ciudad nazarí, ávida de buenas noticias que suban la moral de la parroquia, cansada de tanta decepción.

Decía Lucas Alcaraz tras el partido de Copa ante los navarros que ese triunfo tenía que ser refrendado en Liga. Bueno, pues el equipo se aplicó y le dio a su entrenador, a la hinchada y a ellos mismos la primera gran alegría la temporada. Sumar tres puntos ante el Sevilla siempre es motivo de orgullo, si encima supone lo que supone, la felicidad es doble.

Así que por fin el aficionado rojiblanco puede mirar la clasificación y ver que debajo del Granada ya no existe la nada. Ahora es Osasuna quien ‘domina’ por abajo la tabla y la permanencia queda ahora a cuatro puntos, cuando hace solo siete días estaba a siete. El panorama sigue siendo preocupante, pero el enfermo ya no está tan amarillo. Málaga en La Rosaleda y la Real Sociedad en Los Cármenes cerraran el 2016, dos envites para confirmar que el crecimiento del equipo es una realidad. Ojalá sea así.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *