Viernes, 20 Octubre, 2017

            

Se retoma el juicio por el crimen de ‘El Nata’ con la declaración de los dos acusados

Fue el pasado viernes cuando arrancaron las sesiones en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Granada con la constitución del jurado que valorará el caso hasta el próximo día 14 y los alegatos iniciales de las partes personadas

Espera en la puerta de los juzgados
E.P.


image_print

El juicio por el asesinato de Natanael R.H., conocido como ‘El Nata’, que murió en mayo de 2014 en el Hospital Clínico de Granada después de que le dispararan en La Zubia (Granada) durante una operación de compra-venta de marihuana, se retoma este lunes con la declaración de los dos acusados en el caso.

Fue el pasado viernes cuando arrancaron las sesiones en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Granada con la constitución del jurado que valorará el caso hasta el próximo día 14 y los alegatos iniciales de las partes personadas, que son la Fiscalía, tres acusaciones particulares representando distintos familiares del fallecido y las dos defensas.

La Fiscalía sólo acusa a uno de ellos, a José Antonio O.A., de 29 años, para el que reclama una condena de 22 años prisión por un posible delito de asesinato y otro de tenencia ilícita de armas, con la agravante de reincidencia. Por su parte, las acusaciones particulares reclaman para él una condena por los mismos delitos de hasta 23 años de prisión, pero piden que se considere coautor del crimen a un segundo, Gorka P.C., que se enfrenta a las mismas penas.

Según consta en el escrito de acusación provisional del Ministerio Público, al que ha tenido acceso Europa Press, los hechos se remontan a las 2,35 horas del día 12 de mayo de 2014, en la Calle Trevenque, número 27 de la localidad de La Zubia (Granada).

Allí se había desplazado José Antonio O.A., acompañado de otros, donde le esperaba un grupo de personas entre las que se encontraba Natanael R.H., que entonces tenía 32 años, con el objetivo de comprar drogas. Pero, entonces, en la vivienda, donde había una plantación de marihuana, se inició una discusión por el pesaje y la pureza de las sustancias estupefacientes.

Al finalizar la discusión, el principal procesado salió al exterior acompañado de ‘El Nata’. Entonces, el primero exhibió una pistola semiautomática del calibre 7,65 milímetros –que no ha sido encontrada y para la que no tenía licencia–, y disparó contra el rostro de su víctima “con evidente ánimo de acabar con su vida” y “sin darle a éste posibilidad alguna de defensa”, ya que se encontraba desarmado y a escasa distancia.

El proyectil disparado por el acusado penetró en la zona malar izquierda de ‘El Nata’, causándole una herida que terminó por causarle la muerte a las 3,25 horas de ese mismo día. Tras ello, el inculpado emprendió la huida a bordo de un vehículo mientras que otra persona de las presentes trasladó al herido al hospital, donde el personal sanitario no pudo hacer nada por salvar su vida. El fallecido tenía una hija que hoy tiene cinco años con su pareja sentimental, además de otros dos hijos menores con una mujer anterior.

Además de la pena de cárcel, el fiscal reclama para José Antonio O.A. la privación del derecho a residir en Granada o acudir a Granada durante un periodo de 30 años, prohibición de acercarse a menos de 200 metros de los familiares de la víctima y de comunicarse con ellos por 30 años.

ALEGATOS INICIALES

En su alegato inicial, el representante del Ministerio Público consideró que no existe prueba que implique al segundo procesado, pero sí que el principal encausado disparó de forma “alevosa” a la cara de la víctima, es decir, de forma “cobarde” y “a traición”, puesto que no le dejó posibilidad alguna de defensa.

Las acusaciones particulares, que representan a los familiares de ‘El Nata’, expusieron entonces al jurado sus teorías de por qué los dos procesados deben ser condenados, y explicaron que lo que no está en duda es que los hechos se produjeron durante una operación de compra-venta de nueve kilos de marihuana por parte de los acusados y otras personas, al fallecido, en compañía de otros, puesto que se trata de un asunto que yya se ha juzgado y en el que existe sentencia firme.

Uno de los letrados, en nombre de los padres del fallecido, recalcó que el delito que va a juzgarse en la Audiencia es el “más grave y execrable”, puesto que implica la muerte de una persona “de un tiro en la cabeza” dejando a una “familia destrozada”, mientras que otro de los abogados pidió “sentido común” al jurado, para que tenga en cuenta todo lo que hicieron los inculpados una vez que se produjo esa operación (ya que abandonaron al día siguiente de los hechos sus domicilios habituales en Granada).

Por su parte, las defensas, que reclamaron la libre absolución y trasladaron su pésame a los familiares de la víctima, han incidido en que los inculpados tienen ahora mismo presunción de inocencia, mientras que no se demuestre su posible culpabilidad, y han instado al tribunal popular a esperar a que se practiquen todas las pruebas previstas para determinar la responsabilidad o no en el crimen de los que se sientan en el banquillo desde este viernes.

De hecho, el representante del principal inculpado criticó que las acusaciones particulares intentaran “pervertir” al jurado antes de que se practiquen todas las pruebas, mientras que el abogado del segundo inculpado ha recordado que a su cliente sólo se le acusa de “acompañar” a la persona que presuntamente disparó, lo que, según ha dicho, no implica su culpabilidad en este caso.

Asimismo, consideró que en este caso “subyacen motivaciones económicas”, y ha señalado que la razón de que su cliente se siente en el banquillo es que los familiares se puedan asegurar así más posibilidades de cobrar las cuantiosas indemnizaciones que reclaman.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *