Este sábado se han desvelado 33 nuevos casos de presuntos abusos y tortura cometidos por soldados británicos a civiles iraquíes que aseguran haber sido desnudados, golpeados, violados y fotografiados en posturas indignantes, obligados por los militares, según informa el diario británico 'The Daily Telegraph'." />
Lunes, 29 Mayo, 2017

Se presentan 33 nuevos casos de supuestos abusos de soldados británicos en Irak



image_print

Este sábado se han desvelado 33 nuevos casos de presuntos abusos y tortura cometidos por soldados británicos a civiles iraquíes que aseguran haber sido desnudados, golpeados, violados y fotografiados en posturas indignantes, obligados por los militares, según informa el diario británico “The Daily Telegraph”.

Estas alegaciones, que datan de 2003 –inicio de la invasión del país por fuerzas internacionales– señalan a hombres y mujeres del destacamento británico en Irak, y han desencadenado el inicio de un protocolo de acción legal contra el Ministerio de Defensa británico a instancias de las víctimas, representadas por el letrado Phil Shiner.

En su carta, Shiner destacó la relación que parece existir entre estos casos y los desvelados en Estados Unidos sobre los abusos cometidos en las cárceles iraquíes por las fuerzas estadounidenses, siendo particularmente notorio el caso de la prisión de Abú Ghraib.

“Es profundamente preocupante, dada la relación histórica entre en las tácticas empleadas por Estados Unidos y Reino Unido, que existan similitudes entre los casos registrados de humillaciones sexuales”, escribió Shiner. En uno de los ejemplos más agravantes, se denuncia a soldados británicos por “escalar” pirámides de prisioneros desnudos. También se llegó a someter a algunos de los encarcelados mediante el uso descargas eléctricas.

En respuesta, el ministro del Ejército británico, Bill Ramell pidió “no extraer conclusiones precipitadas” y destacó que “de los más de 120.000 soldados británicos que han servido en Irak, la enorme, enorme mayoría de ellos han desempeñado su labor con integridad y compromiso”.

“Acusaciones de esta naturaleza”, añadió Ramell, se toman muy en serio, pero no deben considerarse como hechos, y hay que desarrollar  una investigación formal sin realizar juicios prematuramente”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *