Sábado, 18 Agosto, 2018

            

Se nos acabó el amor de tanto oírlo: mi marido ronca

Eva Tarancón


image_print

Seguramente sea muy desconocido el papel del logopeda en el trastorno que a continuación vamos a describir, seguramente no tengáis ni la menor idea de cómo un logopeda puede ayudar en los casos de Apneas o Hipoapnea del sueño . Pues bien, ese es mi objetivo hoy. Dar a conocer el papel del logopeda en el Síndrome de apnea Obstructiva del Sueño.

Comencemos con algunos datos. Según la Sociedad Española del Sueño el síndrome de apneas e hipopneas del sueño (SAHS) afecta a un 6-8% de la población en España. El SAHS se considera una enfermedad muy prevalente. Diferentes estudios epidemiológicos llevados a cabo en EE.UU., Australia, India, China, Corea y Europa muestran una prevalencia del 3 al 7% para la población adulta masculina y del 2 al 5% para las mujeres. Es, por tanto, aproximadamente, 2-3 veces más común en los hombres que en las mujeres. He de ahí la afirmación del enunciado o titular de hoy y no por una afirmación discriminatoria.

Con el mayor respeto hacia el género masculino, sí, efectivamente la prevalencia es mayor en hombres, y de hecho, la mayoría de los pacientes que acuden a la clínica vienen, como  diría yo, invitados por sus mujeres que, lejos de resignarse, buscan soluciones para su insomnio mascullado. “Se nos acabó el amor de tanto oírlo…”

Realmente un Trastorno del sueño condiciona la vida de pareja, la personal y la laboral. El paciente se siente agotado y cansado, la calidad del sueño es , efectivamente mala. Ni los “nk nk nk nk” (gran invento por otra parte) a media noche de la pareja, ni los remedios caseros de cintas respiratorias en la nariz o de pelotas de tenis en la espalda subsanan este trastorno del sueño. El padecedor se siente agotado y el padecido acaba durmiendo en el sofá.

Las apneas obstructivas del sueño se caracterizan por una oclusión intermitente y repetitiva de la vía aérea superior (VAS), que limita el paso del aire hacia los pulmones durante el sueño.

Esta oclusión  se debe a un colapso inspiratorio de las paredes de la faringe ,lo que determina el cese completo(apnea) o parcial (hipoapnea)del flujo aéreo. Dicho de manera más sencilla, al estar tumbados, todas las estructuras blandas de nuestra boca y faringe( lengua, úvula o campanilla, velo del paladar) se “pegan” a la parte posterior de la faringe y, dónde debería haber un espacio para que pasase el aire, se colapsa y produce una vibración de las partes blandas y, como consecuencia ,ese ruido fricativo que todos adoramos: el señor ronquido.

Ójala pudiéramos decir que el SAHOS es únicamente  un problema marital, por desgracia, este trastorno conlleva muchos otros peligros de salud. Además de hipersomnia diurna, las constantes desaturaciones de oxígeno o falta de oxígeno puede acabar produciendo importantes alteraciones en el sistema nervioso central, en la irrigación del corazón y en la circulación pulmonar sistémica. También pueden ser comunes trastornos neuropsiquiátricos (por parte del afectado claro, no del cónyuge).

Bien, aunque este tema a priori  invite a la sorna o la jocosidad, cabe decir que hoy en día su prevalencia lo  ha convertido en un problema endémico y que la medicina cada vez destina más recursos y atención por los problemas de salud que implica.

Actualmente, la CPAP (Presión positiva continua sobre vía aérea) es el tratamiento de elección en el manejo del SAHS. Algunos de nuestros pacientes relatan la  “incomodidad” de la máscara y dificultad en la adaptación.

Otros tratamientos actuales son las prótesis  de avance mandibular, tratamiento postural si la apnea es leve, higiene del sueño, abandono del tabaco, pérdida de peso y el tratamiento quirúrgico.

El gran desconocido es el tratamiento logopédico en el SAHOS. El logopeda es el profesional de la salud, que mediante la terapia miofuncional ayuda al paciente a conseguir un tono muscular y una posición lingual adecuada para evitar el colapso de la vía aérea. Dicho de otro modo, hacemos una gimnasia y rehabilitación de toda la musculatura para que adquiera un tono y por lo tanto no cierre el espacio por dónde debería pasar el aire.

Si este es tu problema,  el de tu marido, el de tu mujer e incluso el de tu hijo, acude a un logopeda que te explicará cómo puede ayudarte y ofrecerte otras soluciones a llevar una pelota de tenis en el pijama, extirparte la campanilla o  llevar una “máscara de Darth Vader”.

¿Vas a desgastar el amor de tanto oírlo?

¡Feliz Semana!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.