Martes, 17 Octubre, 2017

            

Se mantiene un dispositivo "discreto" de la Guardia Civil en La Malahá para evitar altercados

Los agentes se mantienen en la localidad después de que el alcalde, José María Villegas, pidiera auxilio a la Subdelegación del Gobierno, que autorizó un despliegue especial para impedir que "alguien pueda tomarse la justicia por su mano".



image_print

La Guardia Civil mantiene este miércoles un dispositivo “discreto” en el municipio de La Malahá, de apenas 1.900 habitantes, para evitar altercados después de la agresión que se produjo el sábado en el entorno de la Plaza de la Libertad, donde un vecino agredió a otro con un palo y después con una espada de las que se usan para cortar tartas de boda, según han informado a Europa Press fuentes del Instituto Armado.

El agresor, de 31 años, fue arrestado y trasladado a las dependencias de la Guardia civil, hasta que pasó a disposición judicial este martes, decretándose su puesta en libertad con cargos por parte del juzgado.

Se trata de una persona “conflictiva” que lleva apenas unos meses viviendo en la localidad y que “tiene amenazado” a “medio pueblo”, según dijo a Europa Press el alcalde. Incluso también llegó a insultar y amenazar gravemente al propio regidor, que le reprochó que estuviera consumiendo drogas y orinando en la vía pública.

Hasta ahora, los conflictos con los vecinos se habían quedado en esas amenazas, pero el sábado pasado, día 5, participó en un altercado en el que medió uno de los vecinos de su propia calle para “poner paz”.

Tras lo ocurrido, el individuo se marchó a su casa y, a las dos horas del altercado, y, después de permanecer oculto a la entrada de su calle, según el alcalde, agredió al vecino que había mediado para que la pelea acabase cuando éste iba a comprar tabaco.

AGRESIÓN POR ARMA BLANCA

En principio, le pegó con un palo y después le atacó con el cuchillo de grandes dimensiones, de los que se usan para cortar las tartas nupciales. El herido fue trasladado por herida de arma blanca a un hospital en la capital granadina, y, aunque la herida estaba a escasos milímetros de la arteria aorta, ya ha sido dado de alta.

Por eso, a los habitantes de La Malahá les ha “indignado” que el juez lo haya dejado en libertad, y no le haya impuesto ninguna medida cautelar, y el alcalde teme ahora que la gente “pueda tomarse la justicia por su mano en vista de que la justicia no ha tenido sensibilidad”.

“Se trata de una persona que no tiene arreglo, que tiene amenazado de muerte a medio pueblo, y ahora nos preocupa que alguien pueda cometer alguna tontería”, indicó Villegas, que señaló que este hombre, al parecer de la provincia de Granada, ya ha vivido en varias localidades y se dedica a vender cupones de una asociación de minusválidos.

Teniendo en cuenta la situación de “tensión” que se ha creado, el alcalde solicitó auxilio a la Subdelegación del Gobierno, que envió al municipio un “amplio e importante despliegue” de agentes de la Guardia Civil que vigilan sobre todo el entorno de las viviendas de agresor y víctima.

Además, el Ayuntamiento convocó para las 19,00 horas de este pasado martes una concentración en la Plaza de la Libertad, justo al lado de la calle donde se produjo la agresión para condenar cualquier tipo de violencia. “Esperemos que todo quede aquí y que nadie cometa un disparate”, mantuvo Villegas, que agradeció el apoyo de la Subdelegación de Granada “para evitar males mayores”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *