Lunes, 17 de Diciembre de 2018

            

Se inaugura la exposición “Identidad y vestigio”, de Marina Núñez, en el Palacio de la Madraza

La inauguración tendrá lugar en la Sala de Exposiciones del Palacio de la Madraza este jueves, 6 de octubre de 2016, a las 20:00 horas

Una de las obras de Marina Núñez: Líquida Cristine | Foto: UGR
Gabinete


image_print

“Identidad y vestigio”, la exposición de la artista Marina Núñez, se inaugura en la Sala de Exposiciones del Palacio de la Madraza el jueves, 6 de octubre de 2016, a las 20:00 horas. Previamente, la artista palentina estará a disposición de los periodistas, el mismo día y en la misma sala, a las 11.30 horas de la mañana. Y antes de la inauguración, a las 16.30 horas, ofrecerá una conferencia homónima en el Gabinete de Teatro del Palacio de la Madraza.

La exposición, que se encuadra en la “Granada Art Week, Semana de Arte Contemporáneo”, ha sido organizada por el Aula de Artes Visuales, Centro de Cultura Contemporánea de la UGR y podrá visitarse hasta el 16 de diciembre de 2016. Se trata de una selección de fotografías, vídeos, una instalación de su prolífica obra multidisciplinar, y un “site specific art” remasterizado y adaptado al espacio expositivo. Con esta muestra, el Centro de Cultura Contemporánea de la Universidad de Granada inaugura la nueva temporada de su programa del último trimestre de este año, y presenta por primera vez en el curso actual la obra de una mujer artista española contemporánea querida y reconocida en el ámbito internacional.

“Identidad y vestigio” –señala la comisaria de la exposición, Concha Hermano– anuncia tres de las temáticas que Marina Núñez ha tratado desde otras perspectivas durante su carrera artística: identidad, cuerpo y transformación. “La identidad nos define, nos diferencia del otro. Marina Núñez habla de una identidad alterada visiblemente en la obra ”Monstruos”, tres retratos de caras deformadas y mutables que proyectan una imagen distorsionada de la persona y una rara visión de la belleza. Algo parecido ocurre en el vídeo ´La carne fluye` y en la serie ´Caras líquidas`, una secuencia de cuatro rostros de mujeres bellas que sufren una trasmutación en la piel por el efecto de un fluido viscoso invasivo. Es la identidad artificial, símbolo de un prototipo alterado, la que nos recuerda sus ‘monstruas’ de otra época. Aunque no hay intención de destacar la temática de género, estas obras son una constatación de la presencia constante de la mujer en la obra de la artista”.

PINCELES ELECTRÓNICOS

Para Concha Hermano, “la obra visual digital de Marina Núñez se nutre de la esencia de la pintura, ahora creada con fluidez con los pinceles electrónicos de su ordenador. Así lo confirma la obra titulada ´El volcán`, remasterizada y adaptada al espacio expositivo. Inspirada en fotografías aéreas y por satélite de Pompeya, ´El volcán` representa una carta geográfica. En la imagen, tres mujeres se nos muestran etéreas, como recuerdos de lo que fueron, sobre los restos de la erupción del volcán. Una de ellas es definida por un paisaje calcinado, otra yace envuelta en llamas en medio de una ciudad en ruinas, y la tercera, sumergida en el mar, resurge en forma de microorganismos evocando un posible renacimiento tras la catástrofe. En otro muro de la sala, las imágenes digitales de ´Aparición` revelan unos paisajes de ciencia ficción en donde surgen unos cuerpos amorfos sobre pedestales. Mientras, en un ángulo, descubrimos ´Grieta´, una proyección con una extraña especie de fósil en su interior, una visión del misterio reinante, en perfecto diálogo con los restos arqueológicos que la Sala de exposiciones temporales de la Madraza conserva en su interior”.

Una instalación de dimensiones variables exhibe, en la Sala de la bóveda, un conjunto de 20 piezas en infografía sobre papel y metacrilato troqueladas y retroiluminadas, cuyo contenido de múltiples ojos fundidos con la materia sugiere la persistencia de la ciencia genética en el presente y alude a la emergencia de una identidad individualizada.

Así, espacio, ser y territorio conectan en esta exposición de Marina Núñez con la vídeo-creación de Oasis, “un paraje –dice Concha Hermano– donde la vegetación crece espontáneamente, y la presencia de unas esculturas totémicas nos hacen reflexionar hacia la necesaria evolución de un ser más humanizado”.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.