Domingo, 19 Noviembre, 2017

            

Se cumplen 30 años del día en el que ‘Dios’ jugó al fútbol en Granada | Vídeo

El 15 de noviembre de 1987, Diego Armando Maradona se enfundó la camiseta rojiblanca para jugar junto a sus hermanos Lalo y Hugo

Maradona con la camiseta del Granada CF | Imágenes: ‘Séptimadirección Audiovisuales’
J.L.M / J.P


image_print

Han pasado treinta años y aún mucha gente en Granada recuerda con orgullo haber visto al mejor jugador del mundo del siglo y, posiblemente de la Historia, en el viejo Los Cármenes. Diego Armando Maradona, un año después del mítico gol a Inglaterra en México 86, con la vitola del título de campeón del mundo y en plena ebullición con el Nápoles, vino no se sabe de qué planeta para mostrar su calidad y recordar a la afición rojiblanca cómo era el fútbol de élite.

Bajo ese sempiterno lema de ‘todo es posible en Granada’, los astros se alinearon para que, por un día, la ciudad de convirtiera en el epicentro del fútbol mundial. El equipo rojiblanco había ascendido a Segunda esa campaña y, como refuerzo de lujo, adquirió los servicios de Raúl Alfredo Maradona, conocido como Lalo, y que llegaba con el pedigrí que concedía el apellido que llevaba a sus espaldas.

Por eso, se gestó un partido en el que los tres hermanos pudieran jugar juntos por primera vez con la misma camiseta, en este caso del Granada CF. Diego aceptó encantado la idea y a la iniciativa se unió Hugo, entonces en el Ascoli italiano. Fue también una forma de tratar de dar un espaldarazo a la carrera deportiva del más pequeño de los tres, Lalo.

El 15 de noviembre de 1987 fue la fecha elegida para el partido amistoso, con todo un subcampeón de Europa, el Malmoe sueco, como rival. Curiosamente, el viejo estadio de Los Cármenes -cuyo césped se encontraba en un pésimo estado- no se llenó, pese a la enorme expectación que produjo en la ciudad la llega del clan de los Maradona y que atrajo la atención de medios de comunicación de casi todo el mundo.

Según relata el libro ‘Historia del Granada CF’, escrito por José Luis Entrala y José Luis Ramos, la llegada del ídolo argentino se realizó de la siguiente manera: “Ha volado en un avión especial desde Nápoles con mujer, hija, madre y ¡quince personas más! En Granada le espera su padre, llegado desde Buenos Aires, para completar el clan maradoniano”. Se alojaron en el Alhambra Palace y no dejaron pasar la visita obligada a ‘Chikito’ donde les sirvió de anfitrión su paisano Luis Oruezábal.

El ‘clan Maradona’ en Restaurante ‘Chikito’.

La recaudación oficial fue de 12.400.000 pesetas, aunque la real superó los 20 millones. Entrala y Ramos, destacan: “Nunca hubo tantos fotógrafos en Los Cármenes, donde también estuvieron la televisión italiana y la TV3 catalana, que transmitió el partido en directo”.

El partido no decepcionó. Primero, Hugo marcó tras pase de Diego para igualar el tanto inicial de los suecos. Después, tras volver a marcar el Malmoe, el propio Diego dejó su sello personal en el magistral lanzamiento de una falta directa al borde del área, para dar rienda suelta al éxtasis en Los Cármenes con el empate a dos. Y todos juntos celebraron el 3-2, obra del goleador Manolo, para dar el triunfo a los locales, que lo festejaron por todo lo alto.

Hay quien se sabe la alineación de aquel día de memoria: Toni; Salva (Rivera), Lina, Pedro, Leo; Choya (Víctor), Delgado (Manolo), Ramón (Espejo); Hugo, Diego y Lalo.

 

Once inicial que jugó ante el Malmoe.

Testigos de la historia

Un testigo privilegiado de ese 15 de noviembre del 87 fue Manuel Molina ‘Lina’, el hombre que más veces ha vestido la camiseta del Granada en partido oficial, y que para aquel encuentro cedió el brazalete de capitán al astro argentino. Lina cuenta con orgullo que un día jugó al lado del gran Maradona: “Recuerdo que desde el primer momento estuvo muy concentrado, como un profesional, que no era un partido amistoso más. Para él era un partido emocionante, ya que tenía la oportunidad de jugar junto a sus hermanos”.

“Hubo un espacio de tiempo en el que todo querían hacerse fotos con él. Durante el partido no sé si nos dimos algún pase directo, pero sí recuerdo la clase con la que tocaba el balón, la calidad en los desplazamientos… Era como jugar con alguien que sabías que era muy superior”, relata Lina en el reportaje “Yo he visto a Dios”, del serial ‘Historias de Primera’, realizado por Salvador Díaz, de la productora ‘Séptimadirección Audiovisuales’.

Otros pudieron presenciar la llegada a Granada de Diego Maradona desde un prisma distinto, el del periodismo. El actual subdirector de Granada Digital, Juan Prieto, tenía entonces 23 años y tuvo la oportunidad narrar el partido a través de las ondas de la Cope: “Fue un día grande para todos. Para el clan de los Maradona, quienes se lo tomaron muy en serio y, después, disfrutaron mucho. Para el Granada CF, por la repercusión que tuvo el duelo a nivel mundial. Para la afición, que pudo ver al mejor jugador de la Historia en su campo, con su camiseta. Y para los periodistas, que además del gran trabajo que tuvimos que realizar, vivimos ese hecho histórico con gran emoción”.

Entrada del partido celebrado en el antiguo Los Cármenes.

“Diego Armando Maradona -agrega Prieto- no vino a pasearse. Y dio un recital de regates, pases, disparos, desmarques, cambios de ritmo… Era un espectáculo. Marcó un gol, asistió a Hugo en otro, lanzó al larguero y celebró la victoria por todo lo alto. Al igual que la fiesta privada que montaron después del partido, también por todo lo alto”.

El tercer tiempo

Y es que después de haber unido a los tres hermanos Maradona en el mismo equipo por primera vez en la historia –y por última-, la cita merecía una celebración. “Fue una gran alegría cuando me dijo Lalo que su hermano quería hacer la cena en Chikito. Acudieron todos, sus hermanos, sus padres, su mujer, sus niñas y el representante. El restaurante estaba cerrado exclusivamente para ellos”, relata con orgullo a ‘Historias de Primera’ el ya fallecido Luis Oruezábal, argentino de nacimiento y granadino de corazón que regentaba el mesón donde Maradona se quiso reunir con sus más allegados.

Fue una jornada para la historia y una de las pocas alegrías vividas por la afición del Granada CF esa temporada ya que, pese a la euforia inicial, y haberse situado segundo en la tabla, el equipo cogió una pésima racha de resultados y acabó descendiendo a Segunda B tras una desastrosa campaña.

“Yo he visto a Dios”. Historias de Primera | Liga BBVA from Septimadireccion audiovisuales on Vimeo.

Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *