Lunes, 16 Octubre, 2017

            

Sanz resalta “cumplimiento estricto” del mandato judicial por las fuerzas de seguridad en el caso Juana Rivas

El equipo jurídico de Juana Rivas agradeció este pasado lunes el "trato amable, sensible y humano" de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado

Francisca Granados, representante de Juana Rivas
E.P.


image_print

El delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, ha señalado este martes que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado se han limitado a ir dando “cumplimiento estricto” a los diferentes autos y mandatos judiciales en el caso de Juana Rivas, la madre de Maracena (Granada) que entregó este pasado lunes por mandato judicial sus hijos al padre, condenado por lesiones en el ámbito doméstico en 2009.

En declaraciones a los periodistas antes de presidir la Junta Local de Seguridad de Granada, Sanz ha apuntado que a la Delegación del Gobierno de Andalucía lo que le “corresponde es aceptar y, lógicamente, cumplir todos los mandatos y decisiones judiciales” en “la labor de auxilio” que se les ha ido encomendado a Policía Nacional y Guardia Civil.

Esa labor se ha realizado desde el “respeto” a las decisiones de los diferentes juzgados que han “intervenido” en el caso y que “han ido tomando la iniciativa”. Preguntado por el nuevo escenario que se abre tras la entrega de los dos menores, de once y tres años, al padre italiano, Francesco Arcuri, tras acatar la madre el mandato judicial, Sanz ha declinado hacer ninguna “valoración” o “juicio de valor” pues, como delegado del Gobierno, no le “corresponde”.

El equipo jurídico de Juana Rivas agradeció este pasado lunes el “trato amable, sensible y humano” de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado en el transcurso de la entrega de los dos hijos en la Comandancia de la Guardia Civil de Granada, y en las diferentes diligencias que se han debido de practicar.

La madre de Maracena acató de este modo la exigencia que la juez de Instrucción 2 de Granada le hizo en su último auto para que entregara los niños este pasado lunes, después de que incumpliera esa misma orden el pasado 26 de julio en la vía civil del caso, tras lo cual estuvo casi un mes ilocalizable con los niños en un enclave del entorno rural de la provincia granadina.

Tras salir después de las 15,00 horas de este pasado lunes con su padre de dichas instalaciones de la Guardia Civil, los menores están con Arcuri a la espera de que se cumplimenten los trámites pertinentes para poder viajar a Italia, donde estaba su residencia habitual hasta que en mayo de 2016 llegaron a España con su madre.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *