Jueves, 19 Octubre, 2017

            

Santa Fe acoge una retrospectiva de Pablo Pérez-Mínguez

La exposición del fotógrafo de La Movida va a ser la primera que se hace tras su muerte

El comisario de la exposición observa una instantánea del artista | J. Grosso
Gabinete


image_print

“PPM. Fotógrafo conceptual, pop y místico” es el título de la muestra retrospectiva que reúne 117 obras entre fotografías y documentos de Pablo Pérez-Mínguez (1946-2012) sobre la fotografía en general y en particular sobre los estudios teóricos que precedían a algunas de sus series más experimentales. Pérez-Mínguez, que firmaba PPM (“pobre, pero mítico”) está considerado el gran fotógrafo de la Movida madrileña, movimiento cultural que pudo documentar a través de más de 20.000 imágenes. Son muy conocidos sus retratos icónicos de los años 80 de Pedro Almodóvar, Antonio Banderas, Alaska, Fabio McNamara, Carlos Berlanga o Santiago Auseron, entre otros personajes de su generación. También sus portadas para discos de Alejandro Sanz, Julio Iglesias, Joaquín Sabina, Miguel Bosé o Lole y Manuel. Pero la exposición, ofrece además una selección que abarca desde sus primeros proyectos en blanco y negro, hasta series posteriores a los años ochenta, que son una muestra de su continuo trabajo de experimentación.

La diputada provincial de Cultura y Memoria Histórica y Democrática, Fátima Gómez, ha señalado durante la presentación que “Pérez-Mínguez, reconocido con el Premio Nacional de Fotografía en 2006, fue un fotógrafo que desde muy joven amó la fotografía, convirtiéndola en el centro de su vida, en su principal herramienta de expresión artística a la búsqueda siempre de un lenguaje innovador”. Gómez también ha destacado la estrecha colaboración de la Diputación de Granada con el Instituto América de Santa Fe – Centro Damián Bayón, con una aportación que este año asciende a 35.000 €, lo que supone el 50% de la programación anual del mismo.

La actividad de Pablo Pérez-Mínguez significa 50 años de vida a través de una cámara de fotos. Las primeras obras de la exposición datan de 1968 y llegan hasta el siglo XXI, presentando un sugerente panorama de la evolución del mundo de este fotógrafo: desde el blanco y negro hasta sus «Iconos», un resumen de 40 fotografías por las que quería ser recordado. Igualmente, se exponen obras de la serie “Mística” (entre 1987 y 1994), con modelos no profesionales, en la que aborda temas religiosos y mitológicos, y que él mismo definió como «una nueva forma de retrato de estudio». Los «Fototextos», una manera muy personal de articular la imagen y el discurso letrado, que comenzó a realizar en 1990, tienen una gran presencia en la muestra.

A juicio de Julio Juste, artista plástico y comisario de la exposición, “desde muy joven, Pablo Pérez-Mínguez apostó por la fotografía como obra de arte, con la creación de un museo de la fotografía, primero en San Lorenzo de El Escorial y posteriormente en Alcalá de Henares, así como por la incorporación de la fotografía en la programación de las galerías de arte. También batalló por iniciativas de tipo pedagógico para la transmisión del conocimiento fotográfico, ausentes por aquellas fechas de las instituciones docentes en España”. Un ejemplo fue la creación de Nueva Lente, una controvertida revista mensual donde colaboraba Alberto Schommer y donde PPM dio oportunidades a fotógrafos desconocidos y donde, además, publicó la obra de fotógrafos internacionales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *