Domingo, 17 Diciembre, 2017

            

Sanitarios se concentran por la agresión a una facultativa tras amonestar a un paciente por grabar en el PTS

La concentración ha sido convocada por los representantes de la Junta de Personal del Hospital

Hospital del PTS
E.P.


image_print

Trabajadores del Hospital Campus de la Salud de Granada se han concentrado este martes en protesta por la agresión que habría sufrido una facultativa el pasado 7 de septiembre por parte de un usuario que la empujó y le lanzó una silla cuando fue amonestado por grabar con un teléfono móvil a otros pacientes en la zona de espera interior del área de consultas.

La concentración ha sido convocada por los representantes de la Junta de Personal del Hospital, así como personal sanitario del Servicio de Urgencias Externas.

Según un comunicado remitido por el Sindicato Médico, los hechos se originaron cuando “un paciente en espera de ser atendido por un flemón dentario comienza a grabar con su teléfono móvil la zona de espera interior de consultas, donde se ubicaban enfermos en camilla y sillas de ruedas, sin respetar el derecho a la intimidad”.

La facultativa responsable del circuito le informó de la prohibición de realizar grabaciones y fotos dentro de dicha zona, frente a lo cual recibió supuestamente amenazas verbales que fueron subiendo de tono, hasta llegar “a la agresión física recibiendo un empujón y esquivando el intento de lanzamiento de una silla en la consulta”. Los hechos fueron puestos posteriormente en conocimiento de la autoridad competente.

La Junta de Personal del Hospital del Campus de la Salud ha expresado su “honda preocupación y reprobación” por el aumento de estas situaciones de violencia hacia los trabajadores de la sanidad pública.

“Observamos con cierto estupor como estas situaciones violentas se ceban con mayor frecuencia en los profesionales más vulnerables”, han señalado los representantes del personal sanitario del PTS en su comunicado, en el que exigen a la población “una mayor concienciación del problema” pues “no se puede maltratar o violentar al cuidador”. Por otra parte, “la administración debe proporcionar y formar a su personal, con puestas al día en protocolos de actuación y técnicas de afrontamiento de dichas conductas violentas”, han agregado.

También en Granada, este pasado lunes, tuvo lugar una concentración de repulsa contra la agresión que habría sufrido una enfermera en el Centro de Salud de Cartuja. Mientras la sanitaria estaba haciendo una cura a otro paciente, el supuesto agresor exigió gritando “atención inmediata”. Cuando le respondió que tenía que esperar a que terminara o que fuese a su enfermera de referencia, el usuario habría reaccionado con insultos y amenazas, intentando agredirla con un bastón.

Los vigilantes de seguridad acudieron en su auxilio y al paciente lo trasladaron a la consulta de su enfermera, donde fue atendido. La unidad de riesgos laborales del Distrito Sanitario Granada Metropolitano ha tomado las medidas legales que se derivan de la aplicación del protocolo en caso de agresión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *