Jueves, 30 Marzo, 2017

Sandoval ama al balón y a sus jugadores

El nuevo entrenador del Granada CF ha vuelto a cambiar el sentir colectivo de la plantilla a la que entrena con predominio del esférico, además tratarla con mucho cariño

Sandoval implicado en un entrenamiento


image_print

Aunque suene a tópico, la llegada de un nuevo entrenador a un equipo es motivo para que los ánimos de un vestuario cambien, máxime si ese conjunto venía de atravesar una dinámica negativa ocho partidos sin ganar, de los cuales cinco fueron derrotas y tres empates.

Pues bien, hablamos del Granada CF, cuyos últimos resultados le han mantenido en la penúltima posición de la tabla clasificatoria lejos de conseguir salir de la zona de descenso.  Esta tesitura constó el puesto a Abel Resino, quien, a pesar de que llegara con aires renovados, no logró desatascar totalmente el juego nazarí.

Sin embrago, la solución que buscó el presidente de la entidad rojiblanca, Quique Pina, hasta el momento parece ser acertada. La contratación del nuevo míster José Ramón Sandoval ha traído una victoria consigo que está dando esperanzas tantos a la afición como a sus jugadores, quienes han recuperado la sonrisa.

Las técnicas que está utilizando el entrenador asturiano pasan por dar mucha importancia al balón, con el que realiza ejercicios de presión y posesión que facilitan la asociación de sus pupilos, algo que ha costado durante toda la temporada.

A nivel táctico, el Granada CF sigue buscando el ataque como lo hacía con Resino, pero tras el primer partido de Sandoval, se ha visto a un El Arabi algo más adelantado y menos sacrificado en defensa, lo que ha propiciado que el marroquí haya aprovechado mejor las pocas ocasiones que pudo crear el equipo, otro de sus puntos negros esta temporada. Los nazaríes están adoleciendo de creatividad durante esta temporada y eso se está plasmando en el contador de acierto a portería.

Pero quien ha señalado una gran virtud para que los futbolistas rojiblancos hayan cambiado tanto en su actitud como en su juego ha sido Babin. El central ayer comentaba en rueda de prensa que Sandoval “es muy cariñoso con ellos” y que “les corrige mucho”, algo que en un partido ha surtido efecto.

Lo cierto es que, bien por el afecto que profesa a sus pupilos, bien por sus nuevos métodos y su nueva disposición táctica sobre el terreno de juego, el Granada CF aprovechó sus oportunidades el pasado domingo en Getafe y no encajó en los minutos finales del encuentro, dos factores que han sido determinantes durante toda esta campaña, pues que siempre han estado en contra de los granadinos.

El próximo sábado ante el Córdoba será el momento de asentar todos estos cambios y refrendarlos con otra victoria. De conseguirse la misma estaríamos hablando de un efecto Sandoval totalmente contrastado, con la capacidad de cambiar la dinámica de un grupo casi abatido, a la de un vestuario ganador y con opciones aún de lograr la permanencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *