Domingo, 28 Mayo, 2017

Sánchez Rubio señala que el motín en centro Ganivet fue un caso “muy aislado”

La consejera pide "no estigmatizar a estos menores que solo buscan un futuro mejor"

imagen de archivo de un centro de menores | Foto: Archivo
E.P.


image_print

Andalucía atiende en estos momentos a un total de 2.132 menores en la totalidad de su red de centros de protección, de los cuales 831 son menores extranjeros, lo que supone un porcentaje total de prácticamente el 39 por ciento del total, con lo que ha subido casi dos puntos con respecto al año 2014 y ocho punto respecto a 2013.

“El objetivo del acogimiento residencial es proporcionar a los menores extranjeros la protección y cuidados necesarios, estableciendo medidas para facilitar su completa realización personal y su integración social y educativa”, afirma la consejera de Igualdad y Políticas Sociales, María José Sánchez Rubio, en una entrevista a Europa Press.

“Estos menores no acompañados, muchos de ellos del norte de África, llegan a nuestro país en busca de una vida mejor”, incide la consejera, quien después de sucesos como el motín ocurrido en el centro Ángel Ganivet de Granada pide “no estigmatizar a estos menores que solo buscan –insiste– un futuro mejor”.

Además, la consejera ha destacado el trabajo de cooperación que se está llevando a cabo con el Gobierno marroquí “para atender a los menores en su territorio y protegerlos allí”. En este sentido, explica que estos menores “no han venido aquí para ser protegidos sino que han venido porque tienen una edad en la que sus padres entienden que tienen que buscarse la vida y terminan aquí”.

“Ellos no quieren ser protegidos, ellos lo que quieren es trabajar”, por lo que “en muchos casos es una situación muy difícil”. Por tanto, Sánchez Rubio añade que “se han construido centros en el norte de Marruecos con ayuda a la cooperación andaluza para trabajar con los niños allí”.

Asimismo, y para que una vez cumplido los 18 años “no se queden colgados”, la consejera pone en valor el reciente acuerdo al que se ha llegado, por ejemplo, con la Universidad de Granada, donde “se han reservado plazas para que estos menores, una vez salen de nuestra tutela, puedan iniciar unos estudios universitarios”.

Del mismo modo, en el caso de jóvenes entre 16 y 18, también se aborda su integración laboral potenciando el desarrollo de programas de formación profesional e inserción laboral, con el fin de facilitar su plena autonomía e integración social al llegar a su mayoría de edad.

De hecho “son más del 50 por ciento los menores inmigrantes que usan los recursos de los programas de mayoría de edad una vez que han cumplido los 18 años y continúan en el sistema de protección hasta su plena autonomía e integración en nuestra sociedad”, precisa.

EL CASO DEL CENTRO GANIVET, “TOTALMENTE RESUELTO”

Por otra parte, y sobre la situación del centro Ganivet tras el motín que se saldó con diez detenidos, Sánchez Rubio asegura que se trató de un caso “muy aislado” y que ha quedado “totalmente resuelto”, y la situación “se ha normalizado”.

Además, apunta que tanto la Delegación Territorial de Granada como la Dirección General de Infancia han mantenido conversaciones con la Fiscalía para “buscar cómo agilizar que cuando se producen situaciones donde los menores está claro que a pesar de los esfuerzos están cometiendo infracciones pasen al sistema de menores infractores”, porque “desestabiliza los centros de protección”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *