Jueves, 19 Octubre, 2017

            

Samper pide paso

El catalán jugó sus mejores minutos ante el Deportivo. En rueda de prensa, aseguró que se encuentra mejor físicamente y va madurando. Mientras, Alcaraz busca un centrocampista que dé mayor equilibrio al equipo y sea capaz de conectar con el ataque

Sergi Samper, durante un entrenamiento | Foto: Antonio L. Juárez / Granada Digital
Daniel Sánchez-Garrido | @Danisgr


image_print

Lucas Alcaraz sabía sobradamente que la misión que tenía al llegar a su Granada CF no iba a ser fácil. Probablemente él era uno de los pocos entrenadores que aceptaría tal reto. El conjunto nazarí tiene 4 puntos de 33 posibles, ocupa la última posición y aún no ha sido capaz de ganar.

Ante esta tesitura, Alcaraz sigue trabajando en encontrar a su hombre. Ha encontrado una fórmula defensiva que dota al equipo de gran seguridad atrás y mayor seriedad. Ahora, el granadino trabaja para encontrar las claves de mediocampo hacia arriba. La medular es el gran déficit nazarí. Uche está cogiendo confianza en el puesto más defensivo del pivote, pero aún se echa en falta un centrocampista más creativo y de mayor equilibrio que sea capaz de conectar con el ataque y nutra de balones a los ‘jugones’ en línea de tres cuartos. Los Carcela, Andreas o Boga necesitan que el balón les llegue y a partir de ahí crear los goles con la imprescindible ayuda de los Kravets, Barral o Ponce.

Alcaraz ha probado en este puesto desde que llegó a Márquez, que jugó ante el Atlético de Madrid, a Uche Agbo, que formó junto a Angban ante el Sporting, y con Jon Toral, que ha jugado ante el Barça y el Deportivo. Samper ha sido el hombre revulsivo desde el banquillo y ahora pide paso.

Toral ha cumplido con creces en esfuerzo y sacrificio, más aún teniendo en cuenta los pocos minutos que ha tenido en el inicio de campeonato y la inactividad a la que se ha visto sometido. Sin embargo, aún se le echa en falta mayor clarividencia para mirar hacia la portería rival, que acompañe a un pase limpio y fácil.

Precisamente eso, el primer toque, es lo que se le supone como mayor virtud a Sergi Samper, que ayer en rueda de prensa aseguró que se encuentra mucho mejor físicamente y adquiriendo poco a poco los conceptos para mejorar en el campo, un proceso de maduración que está llevando a marchas forzadas en Granada.

Y es que el jugador de La Masía llegó para ser titular indiscutible, y así fue en los primeros partidos con Jémez, pero le ha costado más de lo que se esperaba desde la dirección deportiva nazarí. El catalán se ha visto desbordado ante la responsabilidad de ser el líder del equipo.

Ahora, Alcaraz sigue trabajando en poder contar con todos los efectivos, tanto en el campo como mentalmente. Ante el Deportivo se vio a un Samper diferente, más seguro de sí mismo, pidiendo el balón y soltándolo, incluso intentándolo con disparos desde lejos. Un Samper que el Granada necesita más que nunca si quiere llegar vivo a la segunda vuelta de liga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *