Miércoles, 18 Octubre, 2017

            

El Granada lo hace fácil

El conjunto rojiblanco derrota (2-0) al Villarreal, tras un partido plácido que resolvió en la primera media hora

Manuel Herrera @manuelherrerapr// Foto: Fermín RF @ferminius


image_print

Fue fácil hasta el punto de ser sorprendente. El Granada derrotó con solvencia al Villarreal, en un duelo que se presentaba muy complicado, por la situación del conjunto rojiblanco y por la entidad del rival, pero que terminó siendo una de las victorias más plácidas de la temporada. Dos goles entre el minuto 20 y el 30 de partido tumbaron a un ‘submarino amarillo’ que ya no recuperó el pulso y que capituló antes de lo previsto en el Nuevo Los Cármenes.

La entrada en el once titular de Riki aportó mordiente, dinamismo y un importante toque de picaresca al conjunto rojiblanco, que golpeó cuando tuvo la ocasión y que no se desgajó en defensa como en ocasiones precedentes. Con el delantero de Aranjuez en banda y con Fran Rico en el timón, el Granada no echó en falta a Piti y superó al Villarreal desde que se adelantó en el marcador hasta el final del partido.

INICIO IGUALADO

En los primeros compases, ambos conjuntos igualaron a intensidad y a ocasiones. La primera fue para el Villarreal. En el minuto 4, el exjugador del Granada Ike Uche agarró el balón a cuarenta metros de la portería y recorrió la distancia que le separaba de Roberto sorteando rivales, de forma inusitada, a base de potencia. Tuvo que ser Iturra, llegando desde atrás, quien, en colaboración con Roberto, frenara la acometida del nigeriano en el último momento.

Sin embargo, el Granada no se amilanó. Apenas un par de minutos después, Riki y El Arabi, juntos en un once por primera vez en la temporada, fabricaron una acción que Bruno tuvo que parar con una falta sobre el marroquí. Su colega madrileño ejecutó la falta y envió un disparo potente hacia la meta amarilla que Asenjo solo pudo atrapar en dos tiempos.

Tras diez minutos fulgurantes, ambos equipos se dieron un respiro y el juego cayó en una serie de alternativas en la posesión que no generaron peligro para las porterías. Precisamente, en ese lapso de tiempo, el Granada reclamó dos penaltis. El primero, por una mano de Bruno dentro del área en el minuto 16; el segundo, cinco minutos más tarde, por una zancadilla del propio Bruno sobre Riki. Muñiz Fernández concedió este último.

Fran Rico convirtió la pena máxima a sangre fría, por el centro de la portería de un Asenjo que se venció hacia su izquierda. Fue el principio del fin para el Villarreal y el comienzo de los mejores minutos del Granada, que, lejos de echarse atrás para conservar el botín, se lanzó en busca de un premio mayor. Brahimi primero y Riki después tuvieron en sus botas un segundo tanto que no se iba a resistir demasiado.

Con los rojiblancos desbocados, Fran Rico paró, pensó y se sacó de la chistera un balón filtrado entre la defensa para el desmarque de El Arabi. El marroquí orientó el control hacia su perfil zurdo, se protegió ante la entrada de Jaume Costa y cruzó la pelota lejos del alcance de Asenjo. En apenas diez minutos de fútbol vertical e inteligente el Granada había desnivelado la balanza a su favor con el peso de dos goles.

Hasta el descanso, apenas hubo más ocasiones, con el partido guardado, bajo llave, en el cofre de los pies de Fran Rico, y, tras la reanudación, con Cani en el campo para tratar de revolucionar al Villarreal, las que se presentaron fueron para el Granada. El Arabi de cabeza y Recio con un fuerte disparo desde la frontal pudieron abrir una brecha mayor, pero no acertaron por centímetros.

No fue hasta el minuto 60 cuando los castellonenses se hicieron con la pelota, pero tan solo lograron generar largas posesiones inertes en los pies de hombres con mucha calidad, como Óliver Torres, Bruno o Pina, pero poco inspirados y hostigados por la fuerte presión del Granada, dirigida, una semana más, por la furia de Manuel Iturra.

El Villarreal tan solo inquietó en una llegada de Uche, casi inédito tras su imitación de Maradona en la primera jugada, y en un cabezazo de Pina que Roberto atajó con seguridad. Por su parte, Alcaraz aprovechó el último tramo del encuentro para rotar a su trío de atacantes y para darle minutos a Pereira, Foulquier y Benítez: ninguno de ellos tuvo influencia en un duelo que llevaba un buen rato resuelto y que deja al Granada, de nuevo, con cuatro puntos de ventaja sobre el descenso tras la peligrosa victoria del Valladolid ante el Barça.

FICHA TÉCNICA:

Granada CF 2: Roberto; Nyom, Coeff, Murillo, Angulo; Iturra, Fran Rico, Recio; Brahimi (Benítez 80’), Riki (Foulquier 84’) y El Arabi (Pereira 68’).

Villarreal 0: Asenjo, Mario, Gabriel, Bruno, Costa, Pina, Trigueros (Pantic 56’), Moi Gómez (Cani 46’), Óliver Torres, Pereira (Perbet 56’) y Uche.

Goles: 1-0: min. 22, Fran Rico de penalti; 2-0: min. 31, El Arabi tras un gran pase al hueco de Fran Rico.

Árbitro: Dirigio la contienda el colegiado asturiano César Muñiz Fernández, asistido en las bandas por Fernández Suárez y Zancada Lobato. Amonestó, por parte del Granada, a Riki (25’), a Brahimi (64’), a Iturra (82’) y a Recio (90’) y, del lado del Villarreal a Bruno (21’) y a Gabriel (47’).

Incidencias: Encuentro correspondiente a la vigésimo séptima jornada del campeonato de Liga de Primera División, disputado en el Nuevo Los Cármenes ante 13.612 espectadores.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *