Domingo, 22 Octubre, 2017

            

Responsable de La Ciudad Accesible: "Se diseñan casas como hace 40 años, sin pensar en la diversidad social"

Editan el libro 'Casa Accesible. Pautas básicas para aplicar en el diseño de viviendas', con distribución gratuita



image_print

La directora técnica de La Ciudad Accesible y arquitecta mentora en accesibilidad, urbanismo y ‘smart city’ Mariela Fernández-Bermejo ha publicado recientemente el libro ‘Casa Accesible. Pautas básicas para aplicar en el diseño de viviendas’, en el que ofrece recomendaciones sobre cómo lograr una casa perfectamente adaptada a las necesidades de quien la habita, una cuestión que, pese a que parece de perogrullo, no es habitual en el urbanismo de las ciudades: “Se sigue diseñando como hace 40 años o más, con los mismos esquemas funcionales, deshumanizando estos espacios y reproduciéndolos hasta la saciedad sin tener en cuenta la diversidad de la sociedad y de los futuros moradores de las mismas”.

En una entrevista con Europa Press, esta experta en urbanismo explica que una casa accesible es una “que se adapte perfectamente a tus necesidades, independientemente de cuales sean tus características personales”, la que “todos queremos tener por su calidad de uso, que permita versatilidad en sus espacios y materiales para adaptarse a las diferentes realidades que tenemos a lo largo de nuestra vida”.

Lo que sucede en las casas actuales, que reproducen diseños antiguos, de hace más de 40 años, es que “hay que añadirle un hándicap o inconveniente extra”, que es la “constante reducción de espacios y al minimización de superficies”, lo que implica que “no tengan ninguna versatilidad ni adaptabilidad a la hora de cambios en nuestra realidad de vida, como por ejemplo tener hijos, envejecer o sufrir un accidente que nos pueda dejar una simple lesión temporal o una discapacidad permanente”.

La accesibilidad, en principio, no tiene por qué suponer un mayor desembolso de dinero, según la autora de ‘Casa Accesible. Pautas básicas para aplicar en el diseño de viviendas’: “Diseñar una casa accesible desde el comienzo de un proyecto no es más caro que diseñar una vivienda no accesible. Cuesta lo mismo. Hacer accesible una vivienda ya existente sí requiere un desembolso económico, pero no mayor al que supone hacer una simple reforma de la casa”.

Por ello, lo importante, en su opinión, “es tener claro una serie de parámetros básicos, de cuestiones funcionales y de entender a las personas que van a vivir en ellas y de sus características propias, en el caso de que fuera posible”. “Por eso también abogo por una responsabilidad social profesional que deben aplicar los diseñadores, y es que tenemos que ser conscientes que nuestras decisiones como profesionales afectan a la vida de las personas, desde el momento en el que diseñamos una vivienda, una plaza o una calle, decidimos como van a vivir las personas en ellas”, ha sostenido Fernández-Bermejo.

LA ACCESIBILIDAD ES PARA MUCHOS “UNA MATERIA MENOR”

Según considera, la accesibilidad “parece ser que es para mucha gente una materia menor o sin importancia en virtud de la herencia que están dejando en el parque de viviendas actual en España”. “Se trata únicamente de introducir la accesibilidad como un factor importante dentro de la ‘coctelera’ del diseño, la proyección, la promoción y la construcción, donde todos los diseñadores o profesionales que participan en este proceso lo tengamos presente cuando nos enfrentamos a un nuevo diseño o cuando estamos desarrollando nuestro trabajo. La accesibilidad, en definitiva, es tener en cuenta a la diversidad humana y tener en cuenta que aquello que vas a diseñar debe poder ser utilizado por el mayor número de personas con comodidad y con independencia. Una vez que está asimilado en tu forma de diseñar es tan fácil o tan difícil como el proyecto en general requiera”, ha sostenido.

En esta materia, existen también prejuicios, el principal “que la mayoría de la gente piensa que se trata de una cuestión que solo tiene que ver con personas con discapacidad”. Por eso desde el proyecto en el que es directora técnica, La Ciudad Accesible, lleva tiempo trabajando por “romper la relación accesibilidad y discapacidad”, demostrando que se trata de algo “que es beneficioso para todas la personas ya que genera entornos, productos y servicios cómodos y fáciles de usar para todos”.

“A unos les permite ejercer sus derechos como ciudadanos, a otros una mayor comodidad y calidad de uso. Otro de los grandes prejuicios que hay con el tema de accesibilidad es que parece que se trata sólo de una cuestión de ‘rampas’ y no es así ya que afecta a todos los ámbitos de la vida, empezando por el ámbito físico, la comunicación, las Tics, etcétera. Hay que tener presente que las barreras que impiden el ejercicio y disfrute de derechos están presentes en la movilidad de las personas, en la comunicación e información, en el acceso a bienes y servicios y en las actitudinales como por ejemplo el acceso al empleo. Y no lo digo yo o La Ciudad Accesible, lo dice la ONU en su Artículo 9.1”, ha concluido.

El libro ‘Casa Accesible. Pautas básicas para aplicar en el diseño de viviendas’ puede descargarse a través del enlace http://goo.gl/vciPC4. La publicación ha contado con la colaboración del experto en diversidad de usuario Antonio Tejada, y de los arquitectos técnicos Antonio Espínola y Alberto Contreras. Es el tercer libro editado, maquetado y diseñado con sello propio del Servicio Editorial de La Ciudad Accesible.

El proyecto inclusivo de La Ciudad Accesible es un ‘Laboratorio-Observatorio’ permanente sobre accesibilidad universal, usabilidad, diseño para todos y atención a la diversidad, donde la persona, el usuario y el ciudadano, “son los verdaderos protagonistas de todos los procesos donde participa”.

Desde su oficina en el Edificio BIC del Parque Tecnológico de Ciencias de la Salud (PTS Granada) llevan a cabo diversas tareas, todas relacionadas con la accesibilidad, desde investigaciones a consultoría gratuita sobre la accesibilidad a personas particulares sin recursos, o a diferentes entidades sin ánimo de lucro con las que tiene convenios de asesoramiento gratuito a sus asociados, pasando por proyectos estratégicos en accesibilidad e inclusión para entidades que lo solicitan, como es el caso de Covirán o el Patronato de la Alhambra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *