Martes, 28 Marzo, 2017

Renovar la piel en otoño: el ‘peeling’ facial

Aunque septiembre es un mes más benigno en cuanto a los efectos del sol en nuestra piel, las medidas de protección solar se deben mantener



image_print

Al llegar septiembre el órgano más grande de nuestro cuerpo necesita un respiro: la montaña, la playa, la piscina, el sol y las altas temperaturas suponen un reto para la mayoría de pieles. Comienza una época ideal para mejorar la piel con cuidados y tratamientos dermatológicos, eso sí, sin bajar la guardia frente al sol manteniendo la protección solar.

Según explica la doctora Elena de las Heras, dermatóloga perteneciente a la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), aunque septiembre es un mes más benigno en cuanto a los efectos del sol en nuestra piel, las medidas de protección solar se deben mantener.

Tras el verano De las Heras recomienda visitar al dermatólogo si notamos alguna mancha solar o lunar sospechoso, que haya oscurecido o cambiado de color, o bien que produzca picor o sangrado.

“La radiación solar puede provocar que salgan más lunares o nevus, algo especialmente importante en la población infantil, y también puede provocar oscurecimiento de pecas o lunares. Ante la duda, siempre mejor acudir al dermatólogo para un examen cutáneo completo”, aclara.

Sobre la piel en esta época del año la dermatóloga explica que suele estar deshidratada, seca y con más léntigos o manchas solares. Si ya existían léntigos, éstos suelen oscurecerse, especialmente si no se ha utilizado una crema con factor de protección alto entre 30 y 50.

La doctora también apunta que en el caso de las pieles grasas a veces se da un empeoramiento del acné tras el verano o brotes de erupción acneiforme. Las pieles con melasma o cloasma suelen empeorar debido al sol así como algunos casos de rosácea.

ÉPOCA DE MEJORAR LA PIEL

Según señala la dermatóloga, el otoño es la época ideal para hacer tratamientos dermatológicos para mejorar la piel, tales como ‘peeling’, mascarillas o el uso de cremas hipopigmentantes pero se aconseja mantener la protección solar incorporada a cremas hidratantes y/o maquillajes.

Nos pueden ayudar las cremas con alfahidroxiácido cuya estrella es el ácido glicólico a concentraciones entre 8 y 20%, formuladas en cremas o geles, dependiendo de que el tipo de piel sea seca, mixta, grasa o sensible.

“También es muy útil la vitamina C aplicada en forma de serum para una mayor absorción cutánea, ya que posee efecto regenerador, antioxidante y aclara manchas. El ácido retinoico o sus derivados son ideales para pieles secas y con mucho daño solar o fotoenvejecimiento”, aclara De las Heras.

Con la bajada de temperaturas, el frío y el viento seco, pueden resecar la piel. Lo ideal sería, apunta De las Heras, utilizar una crema hidratante de día que lleve incorporado factor de protección solar de entre 15 y 30 y según la recomendación dermatológica, utilizar por la noche crema con ácido glicólico, vitamina C o retinoides.

¿EN QUÉ CONSISTE UN ‘PEELING’ FACIAL?

La exfoliación o descamación de la piel del rostro supone, según el grado en el que se realice, una destrucción de las capas más superficiales de la piel mediante la aplicación de un agente químico.

 Según explica a Infosalus el doctor Josep González Castro, jefe de servicio de Dermatología Quirúrgica del Instituto de Dermatología Avanzada (IDERMA) y miembro de la AEDV, el ‘peeling’ consigue la renovación celular y así poder tratar o eliminar imperfecciones no deseadas y favorecer un tono más uniforme del tejido.

En cuanto a sus objetivos, González Castro apunta que el ‘peeling’ está especialmente indicado en casos de:

   * Fotoenvejecimiento: se busca una piel más lisa, se disminuyen arrugas y líneas de expresión, rejuvenece la piel y aumenta la renovación celular.

   *Acné o cicatrices: se consigue una piel más tersa y suave, minimiza y desbloquea los poros y reduce cicatrices y manchas.

   * Eliminación de manchas: se consigue una piel más luminosa y uniforme y se unifica el tono cutáneo.

RECOMENDACIONES BÁSICAS

Antes de realizar la intervención, en la que se emplea anestesia local tópica o infiltración, el paciente debe firmar un consentimiento informado en el que se aclara en qué consiste, cómo se realiza y la posibilidad de que aparezcan efectos no deseados como dolor, infecciones postoperatorias, erupciones o hiper/hipo pigmentación de la zona tratada.

Para pasar por un ‘peeling’ facial se recomienda no haber tomado el sol ni rayos UVA artificiales en el mes anterior y no realizar limpiezas faciales ni tratamientos exfoliantes de la piel en las dos semanas anteriores.

Tras la exfoliación hay que evitar la exposición solar y utilizar protección solar al salir de casa (al menos de un índice 30), utilizar agua tibia al limpiar la piel, siempre con suavidad, y evitar el maquillaje en las 24 horas siguientes al ‘peeling’. Además de utilizar producto suaves, sin abrasivos ni alcohol o perfumes hay que dejar de emplear productos y esponjas exfoliantes durante el tiempo indicado por el médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *