Miércoles, 13 Diciembre, 2017

            

Reintroducen 400 ejemplares de cangrejo autóctono en arroyos de las sierras de Tejeda, Almijara y Alhama

Esta especie desapareció de la mayor parte de Andalucía oriental en la que se encontraba "ampliamente distribuida, constituyendo un recurso natural y cultural de primer orden"

Foto: Gabinete
E.P.


image_print

La Junta de Andalucía ha soltado 400 ejemplares de cangrejo autóctono de río en arroyos de las Sierras de Tejeda, Almijara y Alhama que son zonas de la provincia de Granada que presentan buenas condiciones ambientales para albergar nuevamente poblaciones de esta especie como lo hicieron en el pasado, antes de la introducción del cangrejo americano.

Los ejemplares liberados de estos cangrejos ‘Austropotamobius pallipes’, pertenecientes a la línea genética denominada ‘Andalucía’, tienen un tamaño medio de tres centímetros y serán reproductores a los dos años de edad, ha informado la Junta en una nota tras esta suelta a la que ha asistido la delegada territorial de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio en Granada, Inmaculada Oria.

Esta especie desapareció de la mayor parte de Andalucía oriental en la que se encontraba “ampliamente distribuida, constituyendo un recurso natural y cultural de primer orden”.

La introducción del cangrejo americano de río, portador de la enfermedad conocida como peste del cangrejo, fue la causa de esta desaparición, lo que llevó al Gobierno andaluz a incluirla en el catálogo andaluz de especies amenazadas, como especie “en peligro” de extinción, así como la elaboración del correspondiente plan de recuperación.

Las actuaciones desarrolladas por la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio en los últimos trece años han permitido triplicar el número de poblaciones desde las 34 que existían en el año 2001 hasta casi un centenar en el año 2015.

Para la cría de esta especie existe en Granada el centro de cultivo de La Ermita que, situado en el Parque Natural Sierra de Huétor, fue inaugurado a finales de 2014 con el objetivo primordial de cultivar la trucha común y el cangrejo de río autóctono para su recuperación en su hábitat natural.

Estas instalaciones tienen capacidad para iniciar cultivos de hasta 35.000 huevos anuales de trucha común y otros tantos de cangrejo de río, y constituye una de las principales estrategias de conservación de “una especie muy sometida a los efectos del cambio global, además de a las presiones a las que se ve sometido el medio en el que habita”.

Otra de las líneas fundamentales para la conservación es la rúbrica de convenios de colaboración con entidades privadas.

En este sentido, en junio de 2015 se firmó un convenio de colaboración con la piscifactoría Las Fuentes de Huéscar donde se colabora desde entonces en la cría en cautividad del cangrejo de río y también de la trucha común.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *