Miércoles, 15 Agosto, 2018

            

Recuperan dos partituras inéditas de la compositora de la Generación del 27 Rosa García Ascot

Las partituras se encuentran recogidas dentro del libro 'Rosa García Ascot: dos obras para piano', presentado en el Centro de Documentación Musical de Andalucía, en Granada

Centro de documentación musical de Andalucía | Foto: Archivo GD
E.P.


image_print

La Consejería de Cultura ha recuperado la figura y obra, con dos partituras inéditas, de la única compositora española de la Generación del 27 Rosa García Ascot a través de la edición de un libro escrito por los músicos Ana Luz Arjona e Ignacio Clemente tras años de investigación.

El libro ‘Rosa García Ascot: dos obras para piano’ se ha presentado en el Centro de Documentación Musical de Andalucía, en Granada, con la presencia de la heredera del legado, María Teresa Heredia, la jefa de departamento de la institución, Antonia Riquelme, y el coautor de la obra Ignacio Clemente, quien además ha tocado al piano las dos piezas recuperadas Tempo di Marcia y Tempo di Mazurca.

Éste último relata en el prólogo del texto cómo Rosa García Ascot (1902-2002), formó parte activa en el panorama musical español del primer tercio del siglo XX. Pianista y compositora, fue alumna de Manuel de Falla y en su dilatada carrera mantuvo una estrecha relación con Felipe Pedrell, Enrique Granados, Joaquín Turina, Federico García Lorca, Nadia Boulanger, Adolfo Salazar o Igor Stravinsky.

Fue Felipe Pedrell quien se encargó de iniciar su formación musical para después derivarla en Enrique Granados. Tras el fallecimiento de Granados, Pedrell recomendó a Manuel de Falla la tarea de instruir a Rosa García Ascot, un magisterio que llevaría a la pianista a formar parte del Grupo de los Ocho.

Su importante carrera como pianista, intérprete de obras de vanguardia y de música antigua, y difusora de la música española, tanto en España, como en su exilio en Inglaterra, Francia y México, fue compaginada con una labor como compositora.

La inclusión de Rosa García Ascot en el Grupo de los Ocho supuso su reconocimiento como compositora y su unión a la vanguardia. Este grupo de compositores, ligados a la Residencia de Estudiantes y a la generación poética del 27, se caracteriza por unirse al pensamiento europeo.

El estallido de la guerra civil española obliga a la dispersión del grupo marcado por una disgregación geográfica. “Debido principalmente a este exilio, la recepción de su obra se ve muy perjudicada, y hemos de esperar hasta la década de los setenta para que la obra de Rosa García Ascot comience tímidamente a programarse nuevamente en España” ha explicado Ignacio Clemente.

“Para Rosa García Ascot, la Residencia de Estudiantes fue un centro de especial relevancia: allí se presenta el Grupo de los Ocho del que forma parte, conoce a su marido Jesús Bal y Gay, y se mezcla entre intelectuales e importantes figuras de la música y la literatura española del siglo XX”, ha señalado.

REGRESO A ESPAÑA

Después de un período de treinta años viviendo en el exilio, a su regreso a España Rosa García Ascot no encuentra un puesto sólido dentro del panorama musical español, a pesar de haber recibido magisterio directo de Pedrell, Granados, Turina y Falla, motivo de interés para cualquier pianista que quiera interpretar sus obras.

Su actividad musical se limita por tanto a una reducida actividad docente. Su figura, desdibujada completamente a su llegada a España, comienza a obtener cierta luz a través de la programación de su obra compositiva, que se desarrolla tímidamente a partir de los años 70.

Es en ésta época cuando conoce a María Teresa Heredia al convertirse en la profesora de piano de sus hijas, con la que surge una gran amistad que le lleva a considerarla “la hija que nunca tuvimos”. Ella les cuida en sus últimos años y se convierte en la heredera del legado tanto de Rosa García Ascot como de su marido. “Mi empeño es que se editen sus partituras y se escuche su música”, ha recalcado.

“Con la publicación de estas dos obras: Tempo di Marcia y Tempo di Mazurca, el Centro de Documentación Musical de Andalucía ayuda a seguir arrojando luz a Rosa García Ascot, figura imprescindible para comprender la música en la Generación del 27”, ha destacado la jefa del departamento de la institución, Antonia Riquelme.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.