Lunes, 10 de Diciembre de 2018

            

Ramos y Rodri rescatan un punto para el Granada CF (2-2)

El conjunto rojiblanco ha sumado ante Las Palmas su segundo empate consecutivo

Ramos y Rodri celebran el gol del empate a dos | Foto: La Liga
Chema Ruiz España | @Chema_Ruiz22


image_print

El botín del Granada CF en su visita a la UD Las Palmas pudo ser mayor y, quizás, incluso mereció que así fuera, pero terminó dando por bueno el reparto de puntos. El conjunto rojiblanco fue claro dominador del choque en su primer tiempo, pese a recibir el primer golpe antes del descanso, y solo tras el empate a uno, obra de Ramos, se vio superado en el césped por el cuadro insular. Araujo marcó el segundo gol canario y puso contra las cuerdas a los nazaríes, hasta que Rodri, cuando restaban cuatro minutos para el final, se reivindicó para anotar el definitivo empate a dos a pase de Ramos, el otro gran protagonista de los granadinos esta noche.

Si hay un encuentro en el que el Granada CF podía medir su capacidad, ese era el que le enfrentaba esta noche a la UD Las Palmas. Ya lo subrayó Diego Martínez, en su rueda de prensa previa al choque, al asegurar que su equipo jugaba “en un escenario y ante un equipo de Primera División”, por muy revueltas que estuvieran las aguas por la isla. Pero el conjunto rojiblanco recuperaba a su timonel, Ángel Montoro, que regresaba tras cumplir su partido de suspensión, y a él se aferraba para volver al buen camino, el que le había llevado a alcanzar el liderato.

El conjunto granadino notó la presencia del centrocampista valenciano desde el comienzo del choque, mostrando más mordiente y más fluidez en el juego. Sin embargo, el respeto que ambos equipos se tenían fue lo que marcó los primeros compases del encuentro, hasta que los rojiblancos decidieron saltarse el protocolo. Ramos, a los 13 minutos, culminó una magnífica jugada de pizarra con un aparatoso remate que se fue rozando el poste.

Trataron de desperezarse los de Manolo Jiménez, que se habían mostrado muy incómodos hasta el momento, y respondieron con un disparo raso de Tana que atajó Rui Silva en el minuto 16, tras una jugada embarullada. Pero fue una acción aislada. A Las Palmas le costaba construir, en especial cuando superaba el ecuador del terreno de juego, y acababa marrando sus propias jugadas con numerosos errores en la zona de tres cuartos.

Eran los nazaríes los que marcaban el ritmo del encuentro. Con Raúl Espínola en el banquillo, debido a la sanción de Diego Martínez, el Granada CF se asentó en el estadio de Gran Canaria y apenas fue inquietado durante los primeros 45 minutos. Cuando Las Palmas reclamó el esférico, ya en el último tramo del acto inicial, los nazaríes metieron la quinta marcha y pusieron en serios apuros a la zaga amarilla con veloces contragolpes.

Sin embargo, el peligro real solo llegó desde fuera del área. Víctor Díaz hizo sudar a Raúl Fernández con un potentísimo disparo lejano en una segunda jugada procedente de un saque de esquina. Más tarde, el guardameta solo pudo contemplar cómo un gran disparo de Adrián Ramos a la carrera se iba a escasos centímetros de la escuadra izquierda de la meta amarilla. Aún no era el momento del colombiano, que había regresado al ‘once’ en el lugar de Rodri.

Todo hacía indicar que, si el Granada CF no alteraba el marcador, el choque se iría a su intermedio con el empate inicial. Pero el conjunto rojiblanco recordó viejos tiempos, aquellos en los que los puntos se iban en los minutos finales y de forma cruel. Lo lleva en los genes. Sergio Araujo disparó desde la frontal eludiendo la marca de Antonio Puertas, y Rubén Castro, en fuera de juego, desvió el balón para mandarlo al fondo de la red en el minuto 43.

La reacción nazarí llegó poco después del intermedio. Tras el paso por los vestuarios, los granadinos continuaron mandando sobre el verde y solo tardaron cuatro minutos en neutralizar la ventaja local. Álvaro Vadillo fue el encargado de lanzar el noveno saque de esquina favorable a los rojiblancos, y lo hizo con un centro teledirigido al primer poste. Hacia allí se movió Adrián Ramos, que batió a Raúl Fernández con un certero testarazo que supuso su ansiado segundo gol de la temporada.

Junto al empate a uno llegó la mejor versión del cuadro canario, que buscó, con más ímpetu que juego, desequilibrar el marcador. Timor, con un disparo lejano, y Araujo, tras una pisada de Rubén Castro, probaron los guantes de Rui Silva, mientras los rojiblancos iban poco a poco cediendo cancha. Montoro y Fede San Emeterio trataban de imponer su ley sobre el verde, desbaratando los ataques canarios e hilvanando rápidamente las ofensivas nazaríes, pero la inercia ya parecía imparable.

Las Palmas fue arrinconando al Granada, incapaz de llegar al área rival más allá de un segundo gol de Adrián Ramos bien anulado por fuera de juego. Los pupilos de Diego Martínez terminaron por arremangarse para pelear en el fango. Sin embargo, Las Palmas golpeó pronto, un gancho a la mandíbula rojiblanca que le dejaba contra las cuerdas. Fidel colgó un balón al área que no acertó a controlar Maikel Mesa, recambios que habían entrado en el segundo tiempo. Lo recogió Araujo, que, desde dentro del área, fusiló a Rui Silva en el 78’.

La esperanza rojiblanca parecía perdida, pero entonces entró Rodri. El delantero soriano fue la solución que propuso Diego Martínez desde la lejanía para resolver el encuentro, y vaya si lo hizo. Tres minutos tardó en provocar, a la contra, un penalti que Antonio Puertas se encargó de errar con un inocente disparo que atajó Raúl Fernández; y solo seis en poner las tablas en el marcador al empujar un pase de Adrián Ramos.

Nadie más consiguió alterar el marcador, aunque Las Palmas lo intentó a la desesperada hasta el pitido final. Los delanteros, de uno y otro equipo, se reivindicaron, propiciando un reparto de puntos agridulce para ambos equipos. Sonríe más el Granada, que consigue mantener el liderato y que sale indemne de una plaza complicada, si bien es cierto que pudo celebrar una victoria. El zurrón recibe un nuevo punto, el segundo consecutivo, y ya son veintidós los que, a priori, separan al conjunto rojiblanco de la permanencia.

Ficha técnica:

UD Las Palmas: Raúl Fernández; Lemos, Deivid, Cala, De la Bella; Blum (Fidel 71’), Timor; Tana (Pekhart 88’), Ruiz de Galarreta (Maikel Mesa 48’), Araujo; y Rubén Castro.

Granada CF: Rui Silva; Víctor Díaz, José Antonio Martínez, Germán, Álex Martínez (Quini 80’); Montoro, Fede San Emeterio; Antonio Puertas, Fede Vico (Rodri 80’), Vadillo (Nico Aguirre 68’); y Adrián Ramos.

Goles: 1-0: Rubén Castro, min. 43; 1-1: Adrián Ramos, min. 49; 2-1: Sergio Araujo, mi. 78; 2-2: Rodri, min. 86.

Árbitro: Areces Franco. Amonestó al local Juan Cala.

Incidencias: Encuentro correspondiente a la decimocuarta jornada de La Liga 1|2|3 disputado en el estadio de Gran Canaria ante 12.056 espectadores.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.