Lunes, 25 Septiembre, 2017

            

Rajoy reanuda con el PP un curso político protagonizado por la consulta catalana

El partido tiene el objetivo de recuperar votos del centro para las autonómicas y municipales de 2015, cuyas listas debe cerrar



image_print

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, reúne hoy al Comité Ejecutivo Nacional del PP, con el que reanuda un curso político marcado por el conflicto en Cataluña, la recuperación económica, la regeneración democrática y con las elecciones municipales y autonómicas de 2015 en el horizonte.

Rajoy tendrá ocasión de reflexionar ante su partido sobre la crisis catalana. El presidente mantiene su posición firme sobre la imposibilidad de que la Generalitat convoque para el 9 de noviembre una consulta independentista, por lo que el Gobierno recurrirá ante el Constitucional cualquier paso que se dé para organizarla. No ha avanzado si ha previsto otras medidas, de carácter ejecutivo, a la espera de que Artur Mas cumpla las resoluciones judiciales.

El PP, por su parte, acaba de proponer una coalición a C’s, UPyD, UDC y PSC para oponerse y construir una alternativa al proyecto soberanista que pilotan el presidente de la Generalitat, Artur Mas, y ERC. La secretaria general del partido, María Dolores de Cospedal, hizo pública el viernes la propuesta y aseguró que no puede demorarse: “Es el momento de hacerlo”.

ELECCIONES A LA VISTA

Los ‘populares’ inician además un curso político que desemboca en las elecciones municipales y autonómicas de mayo 2015, con la necesidad de recuperar el voto de centro perdido en las últimas europeas de mayo.

En vísperas de las vacaciones de verano, Rajoy ya se refirió a este asunto en un Comité Ejecutivo Nacional y lo hizo con un tono positivo, en contra las tendencias que señalan las encuestas. El presidente apuntó como una ventaja que los votantes que abandonaron el PP en las europeas se quedaron en casa, no emigraron a otras siglas, y subrayó también que nada tiene que ver el voto en unas europeas y el de las municipales o autonómicas, en las que los asuntos y los candidatos son cercanos a los ciudadanos.

Y defendió también que el PP sigue siendo el primer partido en intención de voto, seguido por el PSOE; tras ellos se sitúan muchos más, añadió Rajoy, algunos de los cuales están generando cierta incertidumbre, dijo en clara alusión al ascenso de Podemos y la reacción en el PP.

LISTAS ELECTORALES

El partido tiene que cerrar antes de fin de año todas las listas electorales que presentará. Para el mes de agosto quedaron esbozadas la gran mayoría de las candidaturas municipales, las de las localidades de más de mil habitantes, pero entre las pendientes se encuentra la principal, la del Ayuntamiento de Madrid, a la espera de que la actual alcaldesa, Ana Botella, anuncie si quiere seguir o no.

En cuanto a las autonómicas, también parece seguro que la mayoría de presidentes ‘populares’ volverán a ser candidatos el año que viene, con la excepción de los de la Comunidad Valenciana, de Madrid y de Castilla y León. Los dos primeros, Carlos Fabra e Ignacio González, quieren volver a intentarlo y se reivindican en público, pero no tienen la confirmación de ‘Génova’, que reflexiona especialmente sobre ambas comunidades por su tamaño e importancia en votos para el PP. En el caso de Juan Vicente Herrera, es él quien al parecer tiene dudas sobre si aspirar a la reelección.

REGENERACIÓN

Cataluña, economía y regeneración fueron los tres asuntos que centraron ya el discurso de inicio de curso de Rajoy en Soutomaior (Pontevedra), hace una semana. El tercero de ellos acaba de entrar en la agenda política, por el interés del Gobierno de aprobar en los próximos meses diversas medidas que acerquen la democracia a los ciudadanos, según las explicaciones oficiales.

La más polémica de las propuestas es la reforma electoral para que el candidato a una alcaldía más votado se convierta efectivamente en alcalde, criticada por la oposición precisamente porque llega en vísperas de las elecciones de 2015 y lo consideran un intento del PP por asegurarse alcaldías.

Gobierno y partido no dejan de repetir que quieren sentarse a hablar y a escuchar al resto de grupos y que será después, vistos los apoyos o rechazos, cuando se decida si seguir adelante con la propuesta aunque sea en solitario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *